jueves, 5 de enero de 2017

Carbón para Juegging en forma de condena



Lo primero que se me viene a la mente al conocer un caso como este es la genial parodia de la jerga legal/administrativa que hacen los Hermanos Marx en Una noche en la ópera.

Las alegaciones de Juegging (Benegras Unión S.A.) me recuerdan, por surrealistas, al momento en que Zeppo, contrariado, respondía a Groucho: Eso sí que no me gusta nada […] ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?”

Y es que a Juegging tampoco parecen gustarle sus propias normas, e improvisa una reinterpretación sibilina de las cláusulas (redactadas por ella misma, para más escarnio), con la delirante pretensión de que la apuesta Resultado exacto y primer goleador” no sea abonada conforme a la norma que describe expresamente esta modalidad de apuestas, sino que pretende hacer que se salde aplicando una norma Frankenstein, creada ex profeso para la ocasión, agregando partes de distintas reglas, que no regulan este tipo de apuesta objeto de la controversia.

¿Me he explicado bien?, ¿lo habéis entendido? ¿No? No os preocupéis, yo tampoco lo entiendo, ni el cliente, ni la juez,…
De hecho creo que lo preocupante sería que hubieseis entendido algo.


Todo comenzó con esta apuesta realizada por el cliente:

Evento: Fútbol
Partido: Fc Barcelona vs Valencia CF
Fecha del evento: 17/04/2016
Tipo de apuesta: Resultado exacto y primer goleador.
Apuesta realizada: Primer goleador (Santi Mina) y resultado exacto (1-2)
Importe apostado: 1 €
Cuota: 480

Esta es la norma completa que Juegging dedica expresamente a este mercado:

Resultado Exacto y 1er goleador: Esta modalidad de apuesta consiste en pronosticar el marcador que refleja el número de goles asignados a cada equipo al final del evento y el jugador que marcará el primer gol legal del evento sin tener en cuenta los goles en propia puerta.”

El acta arbitral refleja lo siguiente:

Resultado: 1-2
Goles:
  Minuto 26: Rakitic (propia puerta) 0-1
  Minuto 45 Santi Mina 0-2
  Minuto 64 Messi 1-2

Esta es la explicación que Juegging da al cliente para saldar como perdida su apuesta ganadora:

“Partimos de que la primera parte del pronóstico está clara (resultado exacto), vamos con la segunda, ésta hace referencia a los goles en propia puerta que pueda marcar el jugador por el cual has apostado, es decir, si apuestas por S.Mina y éste mete un gol en propia, ese gol es el que no se tendría en cuenta”.
(Nótese que lo subrayado se lo ha inventado Juegging.es, o lo ha copiado de alguna regla ajena a este mercado, ya que no figura en la norma original, reproducida anteriormente).


Obviamente no existe una ley que regule el mercado concreto de “Resultado exacto y primer goleador”, pero sí una norma, elaborada por la casa de apuestas, que lo regula expresamente.
En este caso, se trata de una norma que no es abusiva, ni genera confusión, por lo que puede, y debe, aplicarse para saldar la apuesta.

A pesar de la reclamación del cliente, Juegging, inopinadamente, decide obviar esta regla, y recurriendo a una antigua tradición conocida como “pues en mi casa jugamos así”, pretende saldar la apuesta a su manera.
Supongo que no esperaban que nadie acertase una cuota 480, y se habrán puesto nerviosos, pero la actuación de Juegging es inaceptable, e incomprensible.

Que esto lo digan inicialmente en el Servicio de Atención al Cliente, es grave, aunque podría llegar a entenderse; pero que, con este ridículo argumento, hayan decidido acudir a un juicio, sabiendo que estaba perdido con casi toda probabilidad, no tiene explicación alguna.

No sé qué criterio han seguido en esta casa de apuestas para preferir una condena (casi) segura, a una solución amistosa, pero que se lo hagan mirar, porque como tomen todas las decisiones con el mismo acierto, no creo que les quede mucho en el negocio.

Es increíble que, considerando la cuantía reclamada y las remotas posibilidades de ganar, nadie en esa empresa (en puestos de responsabilidad, me refiero) haya tenido sentido común, y prudencia, para llegar a un acuerdo con el demandante.

¿De verdad esperaban encontrar un juez que les reconociese el derecho a inventarse una norma para no pagar a un cliente cuando gana (habiendo ya, además, una norma que determina, sin lugar a dudas, que ha ganado)? ¿En serio?

Obviamente la juez, con buen criterio, ha condenado a Juegging a pagar las ganancias con sus correspondientes intereses.
>Aquí< podéis leer, o descargar, la sentencia íntegra.


Hay casas de apuestas que no quieren cumplir la ley (como hemos visto en condenas anteriores), pero ahora van un paso más allá y, directamente, se niegan a cumplir incluso sus propias normas (me refiero a aquellas que son legales, y, por tanto, aplicables), sumiendo a los clientes en la más absoluta inseguridad jurídica.

Lo más curioso es que aunque la norma hubiese sido tal y como ellos se han inventado, y pretendían aplicar, tengo serias dudas acerca de la legalidad de la misma. Pero ese sería otro tema para tratar con más detenimiento.

No voy a ensañarme, porque se auto humillan ellos solos con este comportamiento, más propio de niños de 9 años que de adultos responsables.


Sin más, procedemos a inscribir a Juegging en nuestro particular registro de condenadas, y esperamos acontecimientos. A ver cuál es la siguiente casita de apuestas en protagonizar el próximo espectáculo bochornoso; hagan sus apuestas.

Aprovechando las fechas en que nos encontramos, espero que algunos dirigentes de las empresas de juego pidan a los Reyes Magos un poco de decencia, honestidad, honradez, sentido común…
…y a los camellos que ni se acerquen.


Antes de despedirme, me gustaría dar las gracias al demandante que me ha facilitado desinteresadamente la información íntegra del caso para que pueda ir creando en este blog una recopilación de condenas, que espero que resulten de utilidad para todos los apostantes que se vean en situaciones parecidas.

Buenas noches, y buena suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"