miércoles, 15 de febrero de 2017

CONDENAS a CASAS DE APUESTAS

He decidido escribir este breve artículo para ir recopilando y actualizando (con la colaboración de aquellos lectores que quieran facilitarme la documentación de sus casos) todos las sentencias donde las casas de apuestas “.es” sean condenadas por anulaciones de apuestas, limitaciones,…, es decir, por abusos cometidos en la prestación de servicios de juego.
Hay enlaces a los artículos que he escrito, y enlaces directos a Dropbox donde podéis leer o descargar las sentencias. A veces hay que esperar un momento (o recargar la página de Dropbox) para que se vean correctamente.

Actualizado el 9 de enero de 2017

Casa de apuestas
Motivo
Sentencia
Enlace
Anular y modificar apuestas
Firme
1ª Instancia
Anular y modificar apuestas
Firme
Instancia
Sentencia Bet365 - Dropbox 1 (lectura imprescindible)
Anular y modificar apuestas
Firme
1ª Instancia
Sentencia Bet365 - Dropbox 3 (lectura recomendada)
Anular apuestas
Firme
1ª Instancia
Anular apuestas
Firme
1ª Instancia
Saldar mal apuestas
Firme
1ª Instancia
   Sentencia íntegra:
Anular apuestas
1ª Instancia



martes, 31 de enero de 2017

Bet365 condenada una y otra vez (2ª parte)


Hace unas semanas veíamos las tres sentencias condenatorias que aupaban a Bet365 al primer puesto del ranking de casas de apuestas condenadas en España.
Esta no es más que la consecuencia lógica del cambio de rumbo tomado por la que, no hace tanto tiempo, era la mejor casa de apuestas con una enorme ventaja sobre las demás. Pero ahora ha pasado de prestar servicios a sus clientes, a prestarlos contra sus clientes, y va camino de convertirse en una más.

Las tres sentencias ya son firmes, puesto que Bet365 ha rehusado apelar ante la Audiencia Provincial, habiendo transcurrido ya el plazo para hacerlo. Sin duda una de las poquísimas decisiones inteligentes tomadas en los últimos tiempos por esta empresa.
Si hubiesen sido ratificadas por la AP, ya habrían supuesto un precedente de mayor peso, y se quedarían a un solo paso de un eventual recurso de casación ante al Tribunal Supremo, que crearía jurisprudencia, y disiparía definitivamente cualquier duda que pudiese haber.
Y, reconocida la nulidad de la cláusula por el TS, a Bet365 se le podría exigir el pago de todas las apuestas anuladas amparándose en la misma, desde junio de 2012. Y eso supondría mucho dinero, pero muchísimo. Un riesgo que Bet365 ha preferido no correr.

De todos modos ya hay otra casita de apuestas que se ha situado en la pole de esta carrera por ser la primera condenada por el Alto Tribunal, previsiblemente en el año 2019, si los jueces del TS ratifican la condena de la AP, dictada por unanimidad de los tres magistrados de la sala, con una impecable fundamentación.
Lo digo para aquellos clientes que están esperando una condena del Supremo para demandar sobre seguro; ya queda menos. Incluso conozco a una persona que está pendiente de reclamar una cifra mareante, que por sí sola ya podría comprometer seriamente el futuro de algún chiringuito.

El varapalo recibido recientemente por los bancos, que decidieron aferrarse a la aplicación de las cláusulas suelo (que ni siquiera son tan lesivas para los intereses de los consumidores como las cláusulas incluidas en los contratos las casas de apuestas), propiciando que el caso llegase hasta el Tribunal Supremo, y luego fuese “matizado” por el TJUE, es el mejor ejemplo de que las cláusulas ilegales no tienen cabida en un Estado de Derecho, y tarde o temprano así lo acaban reconociendo los tribunales.
Hay un refrán, muy oportuno, sobre el que deberían reflexionar los operadores españoles: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

jueves, 5 de enero de 2017

Bet365 CONDENADA una y otra vez (1ª parte)




Tras la primera condena de Bet365.es en Sanlúcar de Barrameda (sobre la que guardé un respetuoso silencio, más allá de la lógica mención e inscripción en mi particular registro), siento vergüenza ajena al ver como esta casita de apuestas, hace solo unos días, ha decidido protagonizar de nuevo otro bochornoso espectáculo, haciendo exactamente lo mismo (anulación o modificación de apuestas) por lo que había sido condenada, no en 1, ni en 2, sino en 3 ocasiones con anterioridad.
(Tres ocasiones que tengo plenamente documentadas, aunque me han llegado rumores de algunas más, a las que no haré referencia en estos momentos por no haber podido constatarlas).

Y es a raíz precisamente del revuelo originado en las redes sociales por sus últimas tropelías, cuando han llegado a mis manos las sentencias íntegras donde estos gibraltareños son condenados, una y otra vez. Vaya por delante mi agradecimiento a quienes, amablemente, me las han facilitado.

Veremos en estos dos artículos cómo la autoproclamada casa de apuestas más grande del mundo, lejos de aprender de sus errores, parece haber iniciado una enloquecida escalada de hostilidades contra sus clientes, que a día de hoy ha degenerado en una guerra abierta, cuyo desenlace puede que no sea el previsto por Bet365.

Y no lo digo solo por las reiteradas y aberrantes anulaciones y modificaciones unilaterales de apuestas, sino también por las masivas limitaciones a ganadores (más numerosas que nunca), y por el inexplicable endurecimiento de las condiciones de verificación de identidad (nunca visto antes en esta casita de apuestas) pidiendo desde documentos notariales hasta denigrantes selfies sosteniendo el DNI junto a los cachetes.
Miedo me da pensar en lo que pueden llegar a exigir para la verificación de la tarjeta de crédito, ¿tal vez una foto sujetando la misma con los otros cachetes, a modo de cajero (¿o caguero?) automático.


En fin, procedamos, sin más dilación, a comentar las tres sentencias condenatorias, que podéis leer o descargar desde >aquí<. Os recomiendo la lectura íntegra de las mismas, porque merece la pena, pero me gustaría recalcar ya en este artículo algunos aspectos concretos de las mismas.

Las dos primeras sentencias son casi idénticas, y han sido dictadas por la Magistrada Doña María del Pilar Sebastián Benito. Destacan por una fundamentación impecable, desde el punto de vista jurídico y lógico, que desmantela las disparatadas alegaciones de la defensa, de forma precisa y metódica, dejando patente la absoluta ilegalidad de las actuaciones de Bet365.
Y por duplicado, para que le quede claro a esta casita de apuestas, que aún así hace caso omiso, y continúa comportándose exactamente igual, mostrando, con su reincidencia, una preocupante falta de respeto, tanto por las autoridades como por los clientes del país en el que presta servicios.

Carbón para Juegging en forma de condena



Lo primero que se me viene a la mente al conocer un caso como este es la genial parodia de la jerga legal/administrativa que hacen los Hermanos Marx en Una noche en la ópera.

Las alegaciones de Juegging (Benegras Unión S.A.) me recuerdan, por surrealistas, al momento en que Zeppo, contrariado, respondía a Groucho: Eso sí que no me gusta nada […] ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?”

Y es que a Juegging tampoco parecen gustarle sus propias normas, e improvisa una reinterpretación sibilina de las cláusulas (redactadas por ella misma, para más escarnio), con la delirante pretensión de que la apuesta Resultado exacto y primer goleador” no sea abonada conforme a la norma que describe expresamente esta modalidad de apuestas, sino que pretende hacer que se salde aplicando una norma Frankenstein, creada ex profeso para la ocasión, agregando partes de distintas reglas, que no regulan este tipo de apuesta objeto de la controversia.

¿Me he explicado bien?, ¿lo habéis entendido? ¿No? No os preocupéis, yo tampoco lo entiendo, ni el cliente, ni la juez,…
De hecho creo que lo preocupante sería que hubieseis entendido algo.


Todo comenzó con esta apuesta realizada por el cliente: