jueves, 5 de enero de 2017

Bet365 CONDENADA una y otra vez (1ª parte)




Tras la primera condena de Bet365.es en Sanlúcar de Barrameda (sobre la que guardé un respetuoso silencio, más allá de la lógica mención e inscripción en mi particular registro), siento vergüenza ajena al ver como esta casita de apuestas, hace solo unos días, ha decidido protagonizar de nuevo otro bochornoso espectáculo, haciendo exactamente lo mismo (anulación o modificación de apuestas) por lo que había sido condenada, no en 1, ni en 2, sino en 3 ocasiones con anterioridad.
(Tres ocasiones que tengo plenamente documentadas, aunque me han llegado rumores de algunas más, a las que no haré referencia en estos momentos por no haber podido constatarlas).

Y es a raíz precisamente del revuelo originado en las redes sociales por sus últimas tropelías, cuando han llegado a mis manos las sentencias íntegras donde estos gibraltareños son condenados, una y otra vez. Vaya por delante mi agradecimiento a quienes, amablemente, me las han facilitado.

Veremos en estos dos artículos cómo la autoproclamada casa de apuestas más grande del mundo, lejos de aprender de sus errores, parece haber iniciado una enloquecida escalada de hostilidades contra sus clientes, que a día de hoy ha degenerado en una guerra abierta, cuyo desenlace puede que no sea el previsto por Bet365.

Y no lo digo solo por las reiteradas y aberrantes anulaciones y modificaciones unilaterales de apuestas, sino también por las masivas limitaciones a ganadores (más numerosas que nunca), y por el inexplicable endurecimiento de las condiciones de verificación de identidad (nunca visto antes en esta casita de apuestas) pidiendo desde documentos notariales hasta denigrantes selfies sosteniendo el DNI junto a los cachetes.
Miedo me da pensar en lo que pueden llegar a exigir para la verificación de la tarjeta de crédito, ¿tal vez una foto sujetando la misma con los otros cachetes, a modo de cajero (¿o caguero?) automático.


En fin, procedamos, sin más dilación, a comentar las tres sentencias condenatorias, que podéis leer o descargar desde >aquí<. Os recomiendo la lectura íntegra de las mismas, porque merece la pena, pero me gustaría recalcar ya en este artículo algunos aspectos concretos de las mismas.

Las dos primeras sentencias son casi idénticas, y han sido dictadas por la Magistrada Doña María del Pilar Sebastián Benito. Destacan por una fundamentación impecable, desde el punto de vista jurídico y lógico, que desmantela las disparatadas alegaciones de la defensa, de forma precisa y metódica, dejando patente la absoluta ilegalidad de las actuaciones de Bet365.
Y por duplicado, para que le quede claro a esta casita de apuestas, que aún así hace caso omiso, y continúa comportándose exactamente igual, mostrando, con su reincidencia, una preocupante falta de respeto, tanto por las autoridades como por los clientes del país en el que presta servicios.


En primer lugar, veamos lo que alega, muy resumidamente, esta casita de apuestas:
- que se trata de un error en la cuota (uno de esos legendarios errores que, por misteriosas razones, resultan imperceptibles para todos los profesionales de Bet365, pero obvios para el cliente no profesional);
-  que el cliente actúa con mala fe (y lo dicen así, sin rubor alguno);
-  que el cliente es un experto (¿más que los profesionales de Bet365?, ¿seguro?);
- que hay una especie de conspiración contra Bet365 (de la que luego nos reiremos un poco) porque varios gaditanos habían realizado apuestas similares, y usan una extraordinaria aplicación que se llama, pásmense ustedes, Telegram; y
- que la liga femenina de fútbol rumana no es muy popular en Cádiz; aunque parezca increíble, os aseguro que esta sandez no me la he inventado para ridiculizar a Bet365, sino que ellos mismos han decidido auto humillarse voluntariamente con esta afirmación tan peculiar. Digo yo, que si no es popular, que no la ofrezcan, porque dudo que esa competición sea popular en ninguna parte de España, por no mencionar que no sé qué tiene que ver la popularidad con la potestad de anular arbitrariamente apuestas.

Teniendo en cuenta que las tres sentencias me han llegado desde la provincia de Cádiz, creo que estos argumentos, por no llamarlos desvaríos, dan para chirigota. Ahí lo dejo.
No entraré a valorar si la estrategia de defensa es buena, mala o regular (aunque viendo el resultado no parece óptima), pero Bet365 es una gran empresa que ha de cuidar su imagen, e intentar “criminalizar” la actuación de sus usuarios por el mero hecho de apostar, proyecta una imagen bastante mezquina, que resulta muy poco atractiva para los potenciales clientes.
Yo, sin ir más lejos, me lo pensaría dos veces antes de apostar en una casa que está dispuesta a atacarme con tal virulencia simplemente por apostar (y ganar).

La jueza no ha tenido mayor problema en dar a Bet365 una clase magistral de Derecho, recordándole que en este país están en vigor, entre otras y por citar algunas, las siguientes leyes:
-Código Civil,
-Ley 7/1998 sobre Condiciones Generales de la Contratación,
-RD Lvo 1/2007 (Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios)
-Ley 13/2011 (Ley del Juego)
-Orden EHA 3080/2011 (Reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida)

No está mal la lista de leyes en las que se ha ciscado Bet365 en una tarde cualquiera; creo que acabaríamos antes haciendo la lista de las leyes que realmente cumple.

Aquí os dejo un pequeño resumen de la extensa, y acertada, fundamentación de la sentencia. Estoy seguro de que las personas honradas, la disfrutarán y la suscribirán íntegramente:

“En los contratos de adhesión, la asimetría de la posición de una y otra parte […] hace necesaria la implantación de una serie de mecanismos de especial protección para el adherente, precisamente para compensar o corregir la situación de inferioridad en que se encuentra frente al predisponente, y evitar que éste se aproveche, injustamente, de tal situación, especialmente cuando el adherente es un consumidor”

“Teniendo en cuenta lo anterior, no podemos sino llegar a la conclusión de que la estipulación sexta, en su apartado dos, que es el que resulta aplicable al presente supuesto, es abusiva. En primer lugar, porque vincula la determinación final del premio que ha de recibir el consumidor a la voluntad del empresario. […] además, no consta, que se conceda una prerrogativa similar al consumidor, es decir, que en el caso de que detecte que se ha equivocado al hacer su apuesta, incluso después de disputado el encuentro, pueda, unilateralmente, cancelar la misma, y moderar, a su arbitrio, o dejar de abonar a la demandada la cantidad comprometida. Es claro, pues, visto lo expuesto, que la cláusula mencionada genera, en perjuicio del consumidor, un desequilibrio importante y contrario a la buena fe. Por ello la cláusula es abusiva y, como tal, conforme al art. 83 del RD Legislativo 1/07, nula, y ha de tenerse por no puesta, como si nunca hubiera existido

Este párrafo es para enmarcar directamente, sin tocar ni una coma. No solo por su contenido legal, sino porque, con una lógica aplastante, pone el foco sobre un punto clave para determinar que la cláusula es abusiva, y que plantea, indirectamente, a las casas de apuestas un trascendental dilema.
Actualmente, el cliente no tiene la posibilidad de anular unilateralmente una apuesta por el simple hecho de haberse equivocado al realizarla. No hablo de la posibilidad de pedir al SAC que me la anule y depender de su aprobación, hablo de un botón que me permita anular unilateralmente, en cualquier momento, sin intervención ni aprobación del operador, es decir, el mismo derecho que se reservan para si las casas de apuestas, para que exista realmente reciprocidad de derechos.
Si el cliente tuviese esta facultad, la cláusula ya no sería abusiva, pero esto implicaría, necesariamente, la desaparición de las casas de apuestas, ya que, tras los partidos, si el cliente pierde, este anularía la apuesta, y si la casa pierde, sería esta quien la anulase; es decir, el 100% de las apuestas serían nulas, ya que ambas partes podrían anularlas unilateralmente, y siempre convendría a una de ellas (la perdedora) hacerlo.

Así que, o todos podemos anular a nuestro antojo para que dicha cláusula no sea abusiva (y desaparecen las casas de apuestas), o no puede anular nadie y se respetan los recibos de las apuestas realizadas, asumiendo cada uno sus propias responsabilidades (para que  siga existiendo el negocio de las apuestas).
La inseguridad jurídica que los apostantes llevamos padeciendo durante décadas, o se erradica, o se extiende a todos por igual (casas y jugadores). No hay tercera vía.
Esta es la decisión que tendrán que plantearse las casas de apuestas en algún momento. Tarde o temprano tendrán que elegir entre ambas alternativas. O prestan un servicio honrado y legal, o cierran el chiringuito.

El modelo de negocio que han puesto en práctica las casas de apuestas durante décadas, basado en un vergonzoso abuso de poder y en la imposición de cláusulas abusivas, en el que el cliente tiene que adoptar obligatoriamente una postura de absoluta sumisión, no se podrá perpetuar eternamente.
Se mantendrá, a duras penas, mientras el Regulador se muestre complaciente con estas prácticas ilegales sin tomar medida alguna al respecto, y los grandes medios de comunicación le brinden servilmente su apoyo incondicional a las casas de apuestas. Pero todo tiene un límite, y no podrán “mamar” eternamente.

Lo he dicho una y mil veces, y lo he explicado >aquí< en detalle: el perverso dogma (del juego como inocente e inagotable fuente de ocio, diversión y entretenimiento) que nos imponen desde las casas de apuestas, los medios de comunicación y la propia Administración, es un disparate, absolutamente insostenible.
Algún día, si tuviesen un mínimo de decencia, estos tres actores deberían pedir disculpas a la sociedad por el perjuicio causado al divulgar y defender tal falacia.

Les guste o no, el juego con dinero es una actividad potencialmente muy adictiva (siendo la adicción que causa más muertes por suicidio), y tiene la particularidad de que, cuanto más daño social provoca, más incrementa los beneficios de los operadores, por lo que es indispensable poner freno a la avaricia desmedida de estos. Una actividad de esta naturaleza debe ser desarrollada de una forma estrictamente regulada y controlada, con sanciones ejemplares para quienes intenten lucrarse indebidamente. La Regulación (y el Regulador) actual no sirve para nada, y requiere una modificación profunda para ser mínimamente eficaz.


Retomando la sentencia, también vemos que la jueza recuerda a Bet365 que cada apuesta deportiva de contrapartida que se realice quedará vinculada al coeficiente vigente para esa apuesta en el momento de su realización y no se verá afectada por los cambios posteriores que pueda sufrir el coeficiente, precepto tan repetido en este blog, como incumplido por las casas de apuestas.

Si hay algo nauseabundo en este mundo es ver como aquellos que, abusando de su posición de poder, anulan arbitraria y unilateralmente apuestas, encima acusen a los clientes de mala fe.
Por ello resulta especialmente gratificante ver cómo la jueza ha corregido tamaña indecencia afirmando rotundamente que actúa de mala fe, precisamente, el empresario, y no el consumidor, cuando pretende hacer pagar a éste las consecuencias de su error”, puesto que “la buena fe implica […] hacerse cargo de los propios errores, máxime cuando el que los comete es un profesional.
Para enmarcar también. Se puede decir más alto, pero no más claro. Pues aún así, ciertos especímenes del sector, siguen sin querer entenderlo.


Ya me he extendido mucho, pero no puedo, ni quiero, olvidarme de la tercera sentencia, dictada por el Magistrado Don José Fernández Delgado. Es igual de contundente en su argumentación que las precedentes, por ello no voy a repetirme citando los fundamentos legales vistos en anteriores párrafos, pero sí me gustaría destacar algunos matices.

Me ha llamado la atención la forma en que anticipa su fallo: “Tales cuestiones serán analizadas a continuación, si bien resulta oportuno anunciar, ya en este momento, que los argumentos defensivos expuestos por la demandada no son compartidos, lo que conllevará el éxito de la demanda”. Este es el equivalente legal a que, así de primeras, te crucen la cara.
Esa creativa forma de invertir el orden, primero anticipando que los va a condenar, y luego, a partir de ahí, dedicando las siguientes cuatro páginas a explicar pormenorizadamente los motivos, poniendo de manifiesto las irregularidades cometidas por Bet365 y desbaratando sus insólitas alegaciones, me ha parecido muy interesante. Muy claro lo ha tenido que ver.

También es digno de mención que el juez haya dejado constancia expresamente de la parcialidad del testigo, trabajador de la casa de apuestas, y haya puesto en cuarentena sus declaraciones; esto da buena muestra de la determinación de un juez que no está dispuesto a dejarse engañar por el relato de una realidad distorsionada, grotesca, casi obscena, que pretenden difundir las casas de apuestas.

Al igual que la jueza de la que hemos hablado anteriormente, este magistrado tampoco ha comulgado con los contubernios judeo-masónicos inventados por la defensa, basados en que unos chicos gaditanos tienen Telegram en el móvil, participan en foros, o apuestan en partidos poco populares.
No sé si acaban de despertarse del coma, pero alguien debería decirle a los individuos de Bet365 que Telegram es una aplicación bastante popular y que el uso de internet (con sus foros y RRSS) está muy extendido, por lo que situarlo como piedra angular de una conspiración contra la “pobrecita” Bet365 es, siendo generoso, ridículo.
Cuando se enteren de que España ha ganado el mundial de fútbol y de que un tal Nadal ha conseguido ganar 9 veces Roland Garros van a alucinar. Bienvenidos al siglo XXI.
Puede que hayan visto que Rosberg es campeón del mundo de F1 y piensen que se trata de Keke (y no de Nico), y que vivimos en los años 80, de ahí que se muestren tan desorientados ante los avances tecnológicos.
A ver si ahora tener Telegram, o Twitter, o participar en un foro,…, va a considerarse motivo suficiente para no permitir apostar en Bet365. De ser así, me temo que tendrán que expulsar al 95% de los jugadores.
Aunque no descarto una próxima modificación de los Términos y condiciones que exija a los jugadores vivir como ermitaños en una casa aislada en alguna recóndita montaña. Seguramente no sería legal, pero ya hemos visto que eso no importa demasiado a esta casita de apuestas.

También me ha gustado ver que este juez hace referencia a la fundamentación de las sentencias del 20 de junio. Aunque las sentencias de 1ª instancia no crean jurisprudencia, como tal, siempre es positivo que haya sentencias favorables, especialmente si están impecablemente fundamentadas, puesto que, al fin y al cabo, todos los jueces han de aplicar las mismas leyes, y lo normal es que compartan criterio.
Aunque siempre puede haber algún indeseable, de los que gustan de arrimarse al poderoso, dispuesto a “comprar” los delirantes argumentos de la defensa, puesto que ningún colectivo está totalmente libre de individuos indignos del cargo que ostentan. Afortunadamente, entre los jueces son muy escasas estas ovejas negras, por lo visto hasta ahora.
                                                                 

Y ya para concluir por hoy, me gustaría reiterar:
- mi respeto por los jueces no se doblegan ante las todopoderosas casas de apuestas, como María del Pilar Sebastián Benito y José Fernández Delgado,
- mi agradecimiento a los seguidores que me han facilitado, de forma totalmente desinteresada, esta valiosa documentación, sin la que yo no podría haber escrito este artículo,
- mi felicitación a la abogada María Nieves Gómez Martínez, que ha conseguido ganar, con suficiencia, a un bufete (supuestamente) especializado en temas de juego, y
- mi repulsa por los continuos abusos cometidos, en general, por (casi) todas las casas de apuestas “.es”, y en particular, por Bet365, de los que continuaremos hablando en la segunda parte de este artículo.

Buenas noches y buena suerte

12 comentarios:

  1. Hay que cercar a estos ladrones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola
      Me gustaria exponer mi caso porque estoy desesperada.
      Me han bloqueado la cuenta con 4000€ y no me los dejar sacar. Me hicieron enviar MIS ingresos y cada Vez que contacto con ellos me si en que esta en revision. Que puedo hacer? Son 4000€

      Eliminar
    2. Hola.

      Primero habría que saber si es bet365.es (con licencia y representante en España) o bet365.com (con sede en Gibraltar).

      Si es la 1ª, por ley dispone de un mes para resolver las reclamaciones de sus clientes. Si transcurre ese plazo sin respuesta, o bet365 responde que no te da el dinero, podrías demandarla en el juzgado de 1ª instancia de tu ciudad. Al ser 4000 € requiere abogado y procurador.

      Si es la 2º, puedes probar a reclamar en http://www.ibas-uk.com/ (mediador al que esta adherido bet365). Es gratis y ha de hacerse en inglés.

      Saludos, y suerte

      Eliminar
  2. Muy grande. Ya era hora que alguien nos diera la razón

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo. Es lamentable la manera de trabajar de Bet365 con sus inmediatas limitaciones en cuanto se enteran de que eres o puedes ser ganador. Ahora bien, si te dejas todo tu sueldo y juegas unas cantidades ingentes pero pierdes. Tranquilo que no te van a limitar

    ResponderEliminar
  4. Pues me lo acabo de leer enterito y que mas decir...si gente inteligente hay en este pais eso es obvio , pero entre arrimados, remoras y tontos suman un numero mucho mayor que le vamos a hacer ...para reyes pediremos sentido comun si os parece bien y que estas casitas de apuestas no le echen tanto morro a la vida o mejor aun que no les dejen echarlo . Rosberg , excelso tu trabajo en este blog, web , biblia ,guia faro...la mierda huele pero si la llevan los equipos de futbol en el pecho huele menos ...un saludo del hijo de un ludopata y felices fiestas a todos Jr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Ojalá como dices "no les dejen", porque la Administración debería imponer unas normas eficaces y de obligado cumplimiento en la política de Juego Responsable (que actualmente es inexistente), y vigilar la inclusión de cláusulas abusivas en los contratos de juego; ya que de no hacerlo, la Regulación del sector carece de sentido, más allá del mero af´´an recaudatorio.

      Lamento que hayas tenido la desgracia de padecer en tu familia la lacra de la ludopatía, y espero que ya la haya superado.

      Saludos, y suerte...
      ...Y Feliz Navidad

      Eliminar
  5. Hola Rosberg,
    Muy buenos tus articulos, son de gran ayuda.
    Me gustaria hacerte una consulta privada.
    ¿Podrias pasarme algun contacto donde poder hablar en privado?
    Una vez aclare mis dudas no tengo ningun problema en compartirlo con la gente. Pero me gustaria antes asesorarme un poco.

    Muchas gracias.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      El email (y Twitter) aparece en la columna de la derecha. Es:

      leydeljuego@yahoo.es

      Saludos, y suerte

      Eliminar
  6. Gracias Alberto y como se dice enhorabuena por el programa. Mi consulta es la siguiente: con esas sentencias en la mano, ¿no es factible presentar las reclamaciones correspondientes ante los funcionarios de la dgoj y si tienen los huecos de decir que no aprecian irregularidades y no sancionan a las casas de apuestas, como siempre hacen, denunciarlos a ellos por prevaricavión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      De nada. Me alegro de que te guste este "programa".

      En teoría se podría, lo que pasa es que denunciar a la Administración es complejo.

      Yo cuando he tanteado el tema, me han dicho que no apreciaban prevaricación, solo un mal servicio por parte de la DGOJ.

      Pero a medida que se acumulen condenas, y la DGOJ siga sin actuar, es posible que ya haya más posibilidades de denunciar. Ojalá algún día se pueda.

      Saludos, y suerte

      Eliminar
    2. Ojala llegue ese dia y se pudiera denunciar las 'incompetencias' del DGOJ. Deberían hacerles devolver sus sueldos y una multa por no hacer el trabajo por el que están contratados.

      Eliminar

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"