lunes, 3 de agosto de 2015

Estas son mis excusas, si no le gustan tengo otras (Bwin)



Días atrás Bwin se convertía en protagonista involuntario de Twitter debido a la anulación masiva de apuestas, que provocaron la reacción airada de los numerosos  afectados.
Tras un par de días de “reflexión”, acabó pagando finalmente todas las apuestas anuladas.

Evidentemente, en este caso Bwin actuó correctamente al rectificar (y así hay que reconocerlo), pero me gustaría que las casas de apuestas actuasen como deben, también cuando no hay tantos perjudicados y “presión” en las redes sociales.

Por eso quiero recordar que hay otros casos, casi idénticos a este, que no han obtenido la misma respuesta por parte de la operadora, como, por ejemplo, el que expongo a continuación.

Un cliente realiza la siguiente apuesta, que se formaliza e inscribe en su historial correctamente. Apuesta en un partido de tenis de mesa, a favor de Francia en su enfrentamiento contra Alemania.
bwin anulación apuesta

Tras finalizar el partido con el marcador de 2-3, resultando la apuesta ganadora, Bwin decidió anular la misma.

Al solicitar explicaciones al Servicio de Atención al Cliente, le responden que “el evento Alemania - Francia perteneciente a su apuesta combinada número XXXXXXXX ha sido cancelado debido a que el plazo para el cierre de la misma ya había finalizado en el momento en que se realizó. […] la apuesta ha sido realizada a las 14:11:19 horas, y el reporte de apuestas tardías concluyó que las apuestas colocadas a partir de las 14:00 horas deben considerarse como no válidas.” 
  
Efectivamente, la hora de formalización de la apuesta es esa, pero el partido se disputó a las 16:30, es decir, varias horas después de haber realizado dicha apuesta.

Obviamente el cliente volvió a reclamar, demostrando que su explicación de “apuesta tardía” era absolutamente falsa. Y Bwin, en lugar de proceder al pago de las ganancias, decide ratificarse incomprensiblemente en su decisión, con un escueto “Tras revisar nuevamente su caso, le confirmamos que la respuesta inicial que dimos a su reclamación es la correcta.”

(En el polémico partido de tenis de la semana pasada, también alegaron, inicialmente, que se trataba de una apuesta tardía, cuando no era cierto. Parece ser un acto casi instintivo por parte de Bwin).

El cliente, incrédulo, vuelve a reclamar, y esta vez Bwin decide inventarse otra excusa, y alegan que la cuota era errónea. Al igual que los (supuestos) principios de Groucho Marx*, las excusas de Bwin, parece que pueden cambiarse con facilidad.

Primero anulan, y luego ya buscan un pretexto,..., o los que necesiten.

Por si esto fuese poco, parece que el afectado ha tenido noticias de que a otros clientes sí que les han pagado esta misma apuesta, lo que hace más reprochable, si cabe, la actitud de la operadora negándose reiteradamente a pagar.

¿Qué hará Bwin al respecto? ¿Hará lo correcto, al igual que la semana pasada, o, como no hay tantos afectados, mantendrá su injusta decisión? El caso es idéntico, y solo varía el número de afectados. ¿Actúa esta casa de apuestas con un criterio definido o lo modifica en función de la publicidad negativa que le puede suponer?


(*) "Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”, frase atribuida popularmente a Groucho Marx, aunque parece tener un origen anterior al nacimiento de éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"