viernes, 21 de marzo de 2014

Lbapuestas se va (ya estaba tardando)

Esta es la primera buena noticia que recibimos los jugadores españoles tras la entrada en vigor de la Ley del Juego.

Que nadie malinterprete este artículo, puesto que yo no me alegro del mal ajeno, pero si me alegro de ver que “quien la hace, la paga” (algo infrecuente en este país), y ya era hora de que LBapuestas empezase a pagar por sus pecados, que son muchos y muy variados.

Una de las peores casas de apuestas, Lbapuestas, abandona, por fin, España. Este engendro creado por Ladbrokes para prestar servicios  en el mercado español, pone fin a casi dos años de andadura, plagada de irregularidades y nefastas prácticas (comunes a otros muchos operadores, por cierto), algunas de ellas publicadas en este blog, y de las que os dejo una breve muestra:


Al menos, ya podré decir que he “sobrevivido” a una de estas casas de apuestas, puesto que mi modesto blog, si Dios quiere, el día 24 de marzo, seguirá operativo. Esta incómoda voz seguirá clamando en este desierto de internet, aunque Lbapuestas ya no escuche.

En su despedida no ha podido evitar estar a la altura (o bajura) de su comportamiento durante la estancia en nuestro país. Se va por la puerta de atrás, dejando una nueva muestra de su “clase y señorío”, enviando un escueto email, solo 4 días de su retirada, cuando la decisión ya se había tomado, con toda probabilidad, con anterioridad.
El día 19 de marzo, al igual que otros clientes, recibí este email, anunciando que el día 23 a las 23:59 va dejar de prestar servicios en España:
 lbapuestas+abandona+españa
Una decisión de esta índole no se toma repentinamente, sino que, con toda seguridad, ha sido muy meditada ya que habrán tenido que valorar detenidamente los pros y contras de la misma. Ya hace tiempo que se rumoreaba la posible “huida” de esta casa de apuestas, pero el operador no ha informado a sus usuarios hasta el día 19, con el consiguiente perjuicio que ello causa. ¿Por qué no han advertido con antelación a sus clientes, para evitar que apostasen a largo plazo?

El hecho de permitir a los jugadores realizar apuestas cuyo vencimiento era posterior a la fecha de “cierre” de la Lbapuestas, anulando ahora sin más todas las apuestas pendientes, provoca un grave daño a muchos apostantes.

Por ejemplo, si yo hubiese apostado a que Rosberg ganaba el campeonato del Mundo de Formula 1, hace semanas o meses se pagaba a cuota muy alta (hasta 23 en algunas casas), pero hoy se paga a cuota 3,5. La diferencia es muy  notable, y si a mí me anulan esa apuesta, y tengo que hacerla hoy de nuevo, mi beneficio potencial se reducirá drásticamente.
O si hubiese apostado a que el Real Madrid ganaba la Liga BBVA, o que el Bayern ganaba la Bundesliga,… Cualquier apuesta que tenga “bien encarrilada”, y que me anulen, me perjudicará gravemente.

Pero a Lbapuestas (como a la mayoría de las casas) sus clientes no le importan absolutamente nada, y una vez más queda patente.
Eso sin tener en cuenta que, si no me fallan mis informaciones, deja varios temas pendientes de resolución en la Dirección General de Ordenación del Juego.

Si se me permite el comentario ad hoc, casualmente, el día 20 de marzo, a las 11:20 aproximadamente, la cotización de la Ladbrokes no parecía digerir bien ésta y otras noticias de la desastrosa casa de apuestas.
En este cuadro (capturado en Bolsamania.com) se ve que las acciones bajaban casi un 6% diario, y consolidaban la tendencia bajista a largo plazo, con descensos de casi un 24% trimestral y de más del 41% anual (lo que contrasta con la tendencia general alcista de los mercados en el último año). Quizás estos datos deberían hacer reflexionar a algunos.
 cotizacion+ladbrokes
Esperemos que otras casas de apuestas tomen ejemplo y sigan el mismo camino, para poder decirles aquello de “tanta gloria lleves, como paz nos dejas”.

Por cierto, tras su renuncia a seguir operando en España, Lbapuestas señala discretamente al final de su breve comunicado a su "heredera" predilecta, Sportium, algo que no sé si beneficiará a esta última. Que una casa tan lamentable te recomiende como su sucesora, puede llegar a suponer un estigma más que una distinción.

lunes, 17 de marzo de 2014

La Ley del Juego no tiene quien la aplique: De mal en peor

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!,   no digas que no te aviso,
que de dentro de Zamora    un alevoso ha salido;
llámase Vellido Dolfos,    hijo de Dolfos Vellido,
cuatro traiciones ha hecho,    y con esta serán cinco.
Si gran traidor fue el padre,    mayor traidor es el hijo.
Gritos dan en el real:    —¡A don Sancho han mal herido!
Muerto le ha Vellido Dolfos,    ¡gran traición ha cometido!
Desque le tuviera muerto,    metiose por un postigo,
por las calles de Zamora    va dando voces y gritos:
—Tiempo era, doña Urraca,    de cumplir lo prometido.

No os habéis equivocado de blog, pero es que desde el momento en que decidí escribir este artículo sobre el nuevo (ya tiene casi un año, pero muy poco uso) Director General de Ordenación del Juego, no han dejado de rondar por mi cabeza estos célebres versos del romancero sobre el Cerco de Zamora.

Y es que Carlos Hernández (o Carlitos, si lo preferís), puede considerarse el “hijo administrativo” de Enrique Alejo, que huyó como alma que lleva el diablo dejando vacante el cargo de Director General durante semanas. Y no para irse a una misión humanitaria o a para desempeñar una labor trascendente, sino para ocupar otra “poltrona” en RTVE. Inmerecida recompensa tras un año sin hacer nada relevante.

Durante esas semanas se rumoreó que el cargo había sido ofrecido a profesionales de reconocido prestigio, siendo rechazado por todos ellos. Finalmente el Subdirector General de Regulación del Juego asumió dicho puesto.

No es que yo esté en contra de la noble práctica de la promoción interna en la Administración, pero cuando se trata de un órgano administrativo manifiestamente ineficaz, este sistema de “sucesión”, hace que los vicios adquiridos se perpetúen en el tiempo.

Carlitos podía haber hecho las cosas bien o como siempre, y por lo visto ha decidido continuar dejando completamente de lado los intereses y la protección de los apostantes españoles, limitándose a elaborar informes, carentes de sentido y utilidad, que no reflejan ni afrontan los auténticos problemas de un sector.
Incapaz, junto a su antecesor, de tomar a lo largo de dos años ninguna medida para que apostar en España sea realmente (y no teóricamente) más seguro.

Quizás por pereza, quizás por ineptitud, quizás por haberse dejado seducir por cantos de sirenas gibraltareñas,..., las acciones encaminadas a proteger a los jugadores han brillado por su ausencia.
Y es que el empeño que pone nuestro Regulador en favorecer a las casas de apuestas (por acción u omisión), no resulta fácil de explicar, y, desde luego, es digno de mejor causa.

Parecía difícil superar el grado de cinismo e indiferencia del anterior Director General, que tuvo la desfachatez de escribir un mensaje de despedida (reproducido a continuación), que solo puede calificarse como grosero y provocador.

En todo caso, creo que queda por delante una ingente tarea para construir, en primer lugar una regulación todavía más eficaz y que permita alcanzar más claramente sus objetivos, que, como he venido diciendo durante todo este tiempo, no son otros que la protección de los ciudadanos, y de los consumidores y jugadores.”

¿Acaso alguien recuerda una sola acción de la Dirección General de Ordenación del Juego dirigida a la protección real de los jugadores? Nadie, porque no existe.

Pero todo es susceptible de empeorar, y Carlitos, así lo ha demostrado, evidenciando la absoluta desprotección administrativa que padecemos los apostantes en España, curiosamente, tras la regulación del sector.
Dicha regulación no parece tener otro objetivo, más allá del mero afán recaudatorio (a pesar de lo que digan desde la DGOJ). Los hechos, tras dos años, así lo demuestran.

Y es que aquí no importa mentir o incumplir tus obligaciones, ya que, por desgracia, vivimos en un país en el que se premia al incompetente, y se entregan los altos cargos de la Administración y del Gobierno a individuos de escasa valía y dudosa moralidad.

Aunque más que en un país, para ser justo, habría que decir en una época, ya que en otros tiempos, éramos un imperio temido y respetado, mientras hoy, lamentablemente, el poderío militar de nuestros Tercios o las hazañas de Blas de Lezo, ya son solo un lejano recuerdo, y nos hemos convertido el hazmerreír del mundo.

Esperemos, al menos, haber tocado ya fondo y que esto cambie en el futuro. Deberíamos ir pensando en qué hacer para contribuir a este cambio, aunque yo ya lo tengo claro.
Ahí lo dejo, para el que sepa leer entre líneas.

miércoles, 5 de marzo de 2014

4000 euros de ida y vuelta

En esta grotesca exposición de prácticas abusivas de las casas de apuestas en la que, por desgracia, se ha ido convirtiendo mi blog, BWIN.ES ha decidido entrar por la puerta grande.
Su tardía aparición en mi blog se debe, fundamentalmente, a que ni tan siquiera me han permitido registrarme en esta casa (ellos sabrán el motivo), por lo que no he podido evaluarla convenientemente.

Pero a veces los lectores me hacen llegar sus casos, y me autorizan a publicarlos.

Paula, durante varios días, en diversos deportes, y a cuotas muy dispares, ha estado realizando apuestas en BWIN.ES, con notable éxito.
Su porcentaje de acierto es muy alto, pero también ha fallado algunos pronósticos (que destaco en rojo en las capturas, para comentar algo más tarde).
Dispongo de más de 50 capturas, pero como es lógico no voy a publicarlas todas (ya que si no el blog tardaría demasiado en cargar), y simplemente he seleccionado dos que ilustran perfectamente lo anteriormente dicho.  
anulacion+apuestas+bwincancelacion+apuestas+bwin
Tras haber ingresado en su cuenta de jugadora las ganancias, de casi 4000 €, al día siguiente, Bwin comenzó a descontar progresivamente dinero de dicha cuenta.

Y es que, como ya hemos comentado en varias ocasiones, las casas de apuestas van más allá del lícito ánimo de lucro que rige la actuación de cualquier empresa privada, y en muchas ocasiones parecen actuar poseídas por una desmedida avaricia,  a la que la Administración debería poner freno.
En caso contrario, no tendría mucho sentido haber elaborado la Ley del Juego para regular el sector. 


Al ver esto, Paula decidió retirar parte de los beneficios que aún no habían sido incautados. Desgraciadamente para ella, Bwin tenía otros planes, y canceló la mayor parte de la retirada solicitada.
De los 2225 € solicitados, Bwin decidió, unilateralmente, cancelar 1927,05, y entregarle solo 297,95.
anulacion+retiro+bwin

Obviamente ante esta oleada de anulaciones, Paula escribe al Servicio de Atención al Cliente de Bwin para reclamar sus ganancias.
En total, Bwin había retirado de su cuenta un total de ¡¡ 3.937 euros !!, correspondientes a las ganancias de más de 50 apuestas.

Hasta aquí la historia os resultará conocida, aunque no por ello es menos reprochable la actuación de esta casa de apuestas, pero lo que más me ha llamado la atención es la respuesta de Bwin ante la reclamación de Paula.

La contestación, como se suele decir, no tiene desperdicio, y es digna de ser analizada detenidamente. Habitualmente las casas suelen mentir descaradamente diciendo que lo lamentan, y que trabajan para evitar estos problemas (algo que es absolutamente falso), pero en Bwin ni se esfuerzan en disimular.

Este sublime párrafo (reproducido textualmente) resume la explicación de Bwin:

“El motivo [de las cancelaciones] fue el retraso en la transmisión y procesamiento de la apuesta. Tales retrasos se producen de forma aislada y por desgracia, no se puede hacer nada para evitarlos”.
email+anulacion+apuestas+bwin

En primer lugar, anular más de 50 apuestas, a un mismo cliente, en solo un par de días, lo consideran un hecho aislado. ¿Cuántas veces ha de ocurrir un suceso para ser catalogado como frecuente por parte de Bwin?.

En segundo lugar, afirman que no se puede hacer nada por evitarlos.
Sí amigos, mientras nos llegan constantemente noticias de continuos avances en todos los sectores (medicina, ingeniería, biología,…), parece ser que hay un campo en el que la humanidad ya ha alcanzado a la perfección y en el que no se puede evolucionar más, el software de apuestas, o, al menos, eso piensa Bwin.

Obviamente, no es cierto, ya que estos “problemas” que, según ellos, no se pueden evitar, se solucionarían fácilmente haciendo bien su trabajo, pero resulta mucho más rentable para la empresa hacerlo mal, por lo que no tienen ninguna intención de mejorar.
Confunden el verbo poder con el verbo querer, ya que en este caso, habría sido más apropiado decir “no queremos hacer nada para evitarlos”.

Aunque no habría cambiado mi opinión sobre estos “problemas”, es muy curioso que éstos solo afecten a apuestas ganadoras.
Cualquier malpensado podría llegar a la conclusión de que Bwin, tras haber finalizado los partidos y conociendo sus resultados, ha seleccionado cuidadosamente las apuestas ganadas para cancelarlas.
Y es que las probabilidades de que esos supuestos errores, entre tal cantidad de apuestas, afecten solo a las ganadoras, son tan ridículas, que este hecho constituiría una anomalía estadística de proporciones colosales.
Tal vez haya sido la mala fe de Bwin, y no el simple azar, quien haya determinado las apuestas canceladas.