lunes, 17 de febrero de 2014

Cobrar en Betfair es posible

De vez en cuando en este blog también hablamos de temas agradables, para los jugadores obviamente, porque a las casas de apuestas seguro que no les resulta precisamente grato.

En este caso un jugador ha conseguido cobrar, tras la pertinente reclamación ante la DGOJ, el dinero que había ganado apostando, y que Betfair se negaba a pagarle. Y este jugador ha tenido el detalle de venir a compartir las buenas noticias.

Si la regulación del sector del juego ha supuesto un evidente empeoramiento generalizado en la calidad del servicio ofertado por las casas de apuestas, quizás una de las que se ha visto más perjudicada por la entrada en vigor de la Ley del Juego, ha sido Betfair.

La prohibición de las apuestas cruzadas, ha convertido a la otrora casa de referencia en el sector, Betfair.COM, imprescindible para cualquier apostante, en una casa vulgar, de bajas cuotas y que, como tantas otras, ya no respeta las apuestas realizadas por sus jugadores.

Si ya es difícil encontrar a alguien que apueste en Betfair.ES, después de ver cómo trata a sus clientes, el futuro quizás no sea demasiado halagüeño para la filial española de esta gran casa, si no se enmienda..

Y, como siempre, cuando digo algo, me avalan las pruebas. En este caso ha sido uno los lectores del blog, llamémosle Rafael, quien me ha enviado las mismas, y me ha autorizado a publicar su caso (con la lógica edición de datos personales para preservar su anonimato).

Os paso a exponer, de forma resumida, lo ocurrido, puesto que os resultará muy familiar si habéis leído otros artículos. Es, por desgracia, la forma de actuar habitual de las casas de apuestas.

Un buen día Rafael decide realizar 4 apuestas en esta Betfair, en distintos partidos de fútbol. Las apuestas le reportarían, de resultar ganadoras, unos importantes beneficios, de 445 euros.
Betfair+anulacion+apuestas

Los partidos finalizan con un resultado favorable para Rafael, pero Betfair, decide, unilateralmente, no pagar las apuestas ganadoras.

Cuando Rafael les pide una explicación, le dicen que no se las van a pagar, aludiendo a esa cláusula, manifiestamente abusiva, que incluyen las Condiciones Generales de todas las casas de apuestas, que viene a decir que pueden hacer lo que quieran, cuando quieran.

En un alarde de “generosidad” le ofrecen la posibilidad de pagarle una cantidad ridícula; si las cuotas de todas las apuestas eran superiores a 7,50, las nuevas cuotas corregidas por Betfair serían inferiores a 1,25.

Rafael, desconcertado (como todo jugador que sufre este tipo de abusos por primera vez), busca respuestas en internet y al ver este modesto blog, acude a mí para pedirme consejo y ayuda, y yo le recomiendo que reclame ante la Dirección General de Ordenación del Juego, y le envío el modelo adecuado para que presente sus 4 reclamaciones.

Unas semanas más tarde, nuestro amigo Rafael, recibe una notificación de la DGOJ, diciéndole (en resumen) que Betfair.es, se la “envaina”, acepta la reclamación, y le paga la cantidad reclamada.

Betfair+rectificacion+apuestas



Parece que Betfair se une a las casas de apuestas que van teniendo medianamente claro en qué consiste prestar servicios de juego en un mercado regulado.

Me alegra saber que desde este modesto blog estamos contribuyendo, aunque sea mínimamente, en esta ardua labor pedagógica, además de cumplir con nuestro deber de ayudar al necesitado (de conocimientos, en este caso). 

A ver si, más pronto que tarde, las casas de apuestas dejan de cometer estas injusticias, y podemos hablar de un mercado regulado que funciona conforme a la Ley.

Como lo cortés no quita lo valiente, hay que reconocerle a Betfair que, al contrario de lo que ocurre con Luckia (comentado en el anterior artículo), considera que la ganancia es la diferencia entre el premio recibido y la cantidad pagada por la apuesta.
Si además de tener claro el concepto de ganancias, las pagase a su debido tiempo, sin necesidad de recurrir a la DGOJ, ya estaría más cerca de la perfección.


Para las que todavía no lo tienen claro (especialmente William Hill, Goldenpark y Cirsa), siempre nos queda la vía judicial, que, para reclamaciones de menos de 2000 euros, está exenta de tasas.
Yo estoy pensando en probarla con Cirsa, si no recupero mi dinero.

lunes, 10 de febrero de 2014

Luckia y las ganancias

Sé que explicar a estas alturas lo que son las ganancias, puede parecer innecesario, pero dado que LUCKIA.ES no lo tiene demasiado claro, quiero dedicarles (a ellos especialmente) este post didáctico.
Será de nivel de 3º de Educación Primaria, ya que para llegar a la conclusión que pretendo es más que suficiente.

A raíz de este email recibido por Luckia (ya mostrado en otro artículo), y de otros posteriores, creo que el concepto de ganancia que tiene este operador difiere bastante del que tenemos el resto de los mortales.
ley+del+juego+luckia+0+euros


Veámoslo con un ejemplo real. Yo realizo esta apuesta en Luckia (como se ve en la captura, apuesto 96 euros a una cuota de 1,08)
 ley+del+juego+luckia+apuesta

(Si encaso del email de “ha ganado 0 euros” se puede interpretar como un error, el email de esta captura es el que utiliza siempre Luckia)


¿Cuál creéis que es la ganancia que voy a obtener con esta apuesta, si resulta ganadora?
Supongo que la mayoría responderíais que 7,68 euros, es decir, lo que voy a ingresar menos lo que ya he pagado por la apuesta (Ingresos – Gastos):
(96 x 1,08) – 96 = 7,68

Pues resulta que Luckia no lo ve así, ya que en el propio boleto de la apuesta me informa de que la ganancia potencial es 103,68 euros  y, tras disputarse el partido, recibo un email felicitándome por haber ganado 103,68 euros.
En el mismo email, tras haberme informado (información veraz donde las haya) de las “formidables” ganancias obtenidas, aparece un práctico botón para “seguir apostando en Luckia”

ley+del+juego+luckia+apuesta+email



La pregunta clave de este artículo es ¿por qué hace esto Luckia? Y solo hay dos posibles respuestas:

a)  O bien, realmente considera que las ganancias se contabilizan así. Si esta fuese la respuesta, por coherencia, a la hora de cuantificar sus propias ganancias (para pagar los impuestos correspondientes) tendría que declarar todos sus ingresos como ganancias, sin restar los gastos (sueldos, licencias, pagos de apuestas,…).
Pero me temo que no va a hacer esto, sino que tratará de incluir todos los gastos que pueda.

b)     O bien sabe perfectamente lo que son las ganancias, pero no le importa “distorsionar” la realidad para, quizás (solo quizás), generar en el jugador una sensación de euforia al hacerle creer que ha ganado una cantidad mucho mayor que la que realmente ha obtenido.
Supongo que si me dicen que he ganado 103 euros estaré más entusiasmado, y dispuesto a volver a apostar que si me dicen que he ganado 7. O si me dicen 1030 en lugar de 70,…


Y entonces surge otra importante pregunta, ¿esta práctica encaja dentro de la estrategia de juego responsable propuesta por la DGOJ? 

Todo esto sirve para poner más en evidencia el famoso informe (ya comentado en otro artículo) de la Dirección General de Ordenación del Juego, “Estrategia de Juego Responsable en España”, que no se corresponde con la actuación de las casas de apuestas, y del que resumo los párrafos más sangrantes:

El factor más importante de riesgo asociado al juego es que […] suponga un gasto superior al que la persona se puede permitir o se había planteado inicialmente

“La Ley (del Juego) se refiere en su artículo 8 a la protección de los consumidores y políticas de juego responsable, estableciendo:
[…]Los operadores de juego deberán […] proporcionar al público la información necesaria para que pueda hacer una selección consciente de sus actividades de juego, promocionando actitudes de juego moderado, no compulsivo y responsable.”

Una política de juego responsable es el conjunto de políticas, programas y/o prácticas que reducen al máximo la posibilidad de que la gente se perjudique a sí mismos o a otros, pasando demasiado tiempo o gastando demasiado dinero en el juego(la deficiente redacción de este último párrafo viene de serie, yo simplemente me limito a copiarlo)


¿Hará algo nuestro insigne Director General por evitar estas prácticas de Luckia? ¿Va a tomar alguna medida la DGOJ en un tema subjetivo como éste, cuando no las ha tomado en otros asuntos más claros? Por supuesto que no, y además tampoco estoy seguro de que sea realmente necesario.


Pero si no van a hacer nada (y saben de antemano que no van a hacerlo), que no elaboren informes que solo sirven para perder un tiempo precioso, que a los españoles nos cuesta mucho, pero que mucho, dinero, y que debería emplearse en desarrollar acciones orientadas a erradicar otras conductas mucho más perjudiciales para los clientes.