martes, 17 de diciembre de 2013

Interwetten ¿o Interladronen?

Tras un año, todavía me sorprende la creciente desfachatez con la que actúan las casas que han sido agraciadas con una licencia para prestar servicios de juego en España, tras la entrada en vigor de la Ley del Juego.

Por cierto, de estos impresentables de INTERWETTEN ya os he hablado en anteriores ocasiones, así que os recomiendo este artículo (pincha aquí) para que os pongáis en situación.

Os voy a contar esta historia, resumiendo al máximo y con profusión de capturas.

El domingo por la mañana al levantarme veo una apuesta que me interesaba, pero no le doy importancia ya que no tengo saldo en esa casa. Más tarde veo qiue continúa, y tomo una captura (son mis costumbres), pero sin apostar.


Al ver que tras varias horas seguía vigente la oferta, decido apostar 100 euros. Realizo, previamente, un ingreso, y pago el 2% de comisión (ya que como hemos visto en otro artículo, esta casa cobra comisiones por casi todo).
La apuesta se realiza y se inscribe en el historial correctamente.


La apuesta se mantiene durante toda la tarde, sin cambio alguno.


Al finalizar el partido como la apuesta había sido ganadora, me pagan los 80 euros correspondientes.


A la mañana siguiente, veo que mi saldo se ha reducido y, al comprobar mi historial, observo que ha desaparecido ese color verde del día anterior.


Y ahora viene lo mejor, cuando reclamo ante el Servicio de (Des)atención al Cliente, y me dan la que quizás sea la respuesta más absurda que he recibido, y eso es mucho decir, dada la trayectoria de casas como William Hill, Lbapuestas o Cirsa.

A veces pienso que estos individuos no duermen, pensando en la respuesta más estúpida que pueden ofrecer, que tienen una especie de competición para ver quien tiene el peor SAC, porque estamos llegando a unos niveles totalmente surrealistas.


Me quitan 80 euros de mi cuenta y me dicen literalmente que es para “no afectar a ninguno de los usuarios que hayan podido participar de dicha apuesta”, vamos que lo han hecho por mi bien.
Cualquier día recurrirán a la típica frase maternal de “esto me duele más a mí que a ti”, y esperarán que, encima, les demos las gracias.

Pues permítanme que les diga que yo he participado de dicha apuesta, y que sí me afecta que me sustraigan 80 euros (más los 2 de comisión), así que, si su intención era “no afectar”, no lo han conseguido.

La absoluta carencia de pudor, decoro, vergüenza, decencia, moral,…,  que exhiben las casas de apuestas alcanza niveles alarmantes; no solo quieren quitarte tu dinero, sino que además pretenden que se lo agradezcas.
Todo ello con el beneplácito de la Dirección General de Ordenación del Juego, y el silencio (¿cómplice?) de los medios de comunicación.

Tal vez mi menguada inteligencia no me permita ver los beneficios de que sisen 80 euros de mi saldo, o tal vez los beneficios no sean, precisamente, para mí.

Veamos, la casa de apuestas ofrece una cuota atractiva, a sabiendas de que atraerá depósitos y su correspondiente comisión.
Luego espera a que acabe el partido, y conociendo el resultado que le ha sido desfavorable, decide anular las apuestas. Y si el resultado les hubiese sido favorable, se habrían quedado con todo el dinero.

Buena estrategia, ¿por qué recurrir a un banco, si te puedes financiar gratuitamente y sin riesgo alguno,…, y sin necesidad de obtener el consentimiento de los clientes?.

Beneficios para la casa de apuestas:
-El 2% de todos los movimientos de dinero que se producen.
-Si el resultado le resulta favorable, además el "premio gordo", el 100% del dinero apostado.
-Hay un porcentaje de jugadores, que tras la anulación, no retira el dinero de la casa (por el tema de las comisiones fundamentalmente).
-No hay riesgo de sanción por estas prácticas, dado que la Dirección General de Ordenación del Juego es… “mansa”.

Conclusión, yo he arriesgado 100 euros sin saber que, en caso de perder, perdería todo mi dinero, y en caso de ganar, no ganaría absolutamente nada (además de pagar un 2% a modo de “impuesto revolucionario”).
¡Viva el Juego Seguro!.

Con escasa oferta, cuotas ridículas y un SAC lamentable, esta es la única forma de atraer clientes que le queda a estos individuos.

En fin, ya sé lo que tengo que hacer.

viernes, 13 de diciembre de 2013

¿Alternativa a las apuestas?

En este blog llevamos ya un año hablando de lo peligroso que resulta apostar en España tras la pésima regulación del sector, que (junto a la errática actuación de la Dirección General de Ordenación del Juego) no ha hecho más que sembrar el desconcierto entre operadores y apostantes, por lo que yo recomiendo no apostar, o, al menos, reducir nuestras apuestas al mínimo.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Mucho cuidado con Cirsa (Sportium)

Los que sois usuarios de CIRSA, os habréis dado cuenta de que, desde hace unos días, tenéis que acceder a vuestra cuenta desde su nueva ubicación, en la web www.sportium.es.

Al igual que ocurre en la Escudería Ferrari (en los últimos años), este cambio ha resultado ser para peor. Analicemos cuales son las “peoras” que CIRSA ha decidido introducir en su, ya de por sí, lamentable servicio.

Ahora, estos individuos se dedican a ofrecer apuestas en directo, pero con información falsa, en algunos casos, y totalmente desfasada, en otros, induciendo a error al apostante, que confía en la buena voluntad del operador (y en el cumplimiento de la Ley del Juego).

La gravedad de esta situación es más que evidente, dado que se trata precisamente de una casa de apuestas, pero, además, el artículo 8 del Anexo I de la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida, impone a los operadores la obligación de “proporcionar información completa y actualizada a los participantes, al menos, en relación con los siguientes extremos:
d)  Información, en su caso, sobre todas aquellas circunstancias, que a juicio del operador, puedan influir en el resultado del evento o en los hechos o circunstancias sobre los que recaigan los pronósticos.
e)  Información sobre los eventos deportivos o sobre todos aquellos aspectos o hechos de los mismos sobre los que podrán realizarse apuestas, las distintas clases de apuestas ofrecidas, así como sobre el coeficiente vigente en cada momento para todas las apuestas que se pueden realizar.
La información referida a las apuestas deportivas de contrapartida, su denominación y forma de presentación deberá ofrecerse de tal modo que se eviten las similitudes con cualesquiera otras apuestas o juegos, o se induzca a la confusión del participante respecto de la naturaleza de las apuestas”.

Veamos un caso concreto que me ha remitido un lector (y que me ha autorizado a publicar):

Partido Edmonton Oilers – Colorado Avalanche de la NHL  de ayer, día 6 de diciembre de 2013. El partido acabó con un resultado de 8-2 a favor de Edmonton.

Pero, como podéis ver en esta sucesión de capturas (tengo más pero voy a poner 3 para no sobrecargar el hilo), durante toda la noche en sus apuestas en directo, Cirsa reflejaba la victoria de Colorado (0-3; 2-5; 2-7;...).

Observad además como en la parte superior aparece Edmonton-Colorado y justo debajo Colorado en Edmonton, cuando lo más lógico es situar siempre el equipo local a la izquierda y el visitante a la derecha, como es costumbre en España y para evitar confusiones. (Esto no es importante, pero no estaría de más)

En este partido mi informador llegó a apostar (para ver qué ocurría) e inicialmente le dieron la apuesta por perdida. Obviamente con el arsenal de capturas que tenía, procedieron a devolverle el dinero rápidamente, pero ¿qué habría ocurrido si el apostante no se hubiese dado cuenta del error? Me temo que ya sabéis la respuesta.
 

Las excusas de Cirsa son pueriles, como las de la mayoría de las casas de apuestas, que si se trataba de otro continente, que si la información es solo orientativa, que si la abuela fuma,…, algo absurdo, y además falso, ya que hoy mismo han tenido, al menos, otro desliz en un partido de fútbol nacional (por lo no pueden ampararse en que  un malvado océano "distorsiona" de algún modo los goles). Y es que se coge antes al mentiroso que al cojo.

En el partido de Tercera División de Fútbol, Ceares-Praviano, en el minuto 80 vemos que en Cirsa se reflejaba un marcador de 2-1, mientras en otras casas aparecía el resultado correcto, 2-2 (que creo que se había marcado en el minuto 53 aproximadamente).

¿Conocía Cirsa el resultado real (2-2) en ese momento? Parece evidente que sí, ya que la cuota por el empate era muy baja, de solo 1,30, mientras que la victoria de alguno de los equipos se pagaba a 5,50 y 7,50 respectivamente.
Pero aún así en el marcador ofrecido a los clientes pone 2-1, y de esta forma induce a los jugadores a apostar por una victoria local poco probable.

Imaginaos la situación: vosotros entráis en Cirsa, veis que el equipo local gana por 2-1 en el minuto 80, y se paga a cuota 5,50; como es una muy buena cuota, apostáis fuerte, y,…, ¡sorpresa! cuando acaba el partido, 2-2, habéis perdido.

Y, si no tenéis capturas, ¿cómo podéis demostrar que en el minuto 80 Cirsa ponía que el resultado era de 2-1? Me temo que no podéis, ya que en vuestro recibo solo aparece vuestra apuesta, y no la información adicional (aparte de que Cirsa tenga afición por hacer desaparecer del historial ciertos datos, como ya he demostrado en un artículo anterior), así que extremad las precauciones en este tipo de apuestas en directotanto en Cirsa como en otras casas.

¿¡Cuánto dinero habrán perdido los jugadores por haber apostado basándose en un resultado falso¡?

Además, según me comenta mi informador, aficionado a los deportes americanos, esto mismo ocurrió en varios partidos disputados esa misma madrugada, donde los marcadores eran totalmente erróneos (apuntando los goles o puntos del equipo local al visitante y viceversa), por lo que no es un hecho aislado.

Recordad que, aunque parezca ridículo, la información sobre apuestas que ofrece esta casa de apuestas puede ser falsa, ya que ellos consideran que no tienen obligación de ofrecer información real, algo que, siendo las apuestas el objeto de su negocio, resulta paradójico.

Así que ya sabéis, si podéis evitarlo, NO apostéis en Cirsa, pero si no tenéis otro remedio, desconfiad de la información que ofrezca su página web, ya que carece de toda fiabilidad.

Para acabar con una sonrisa, os dejo unas imágenes que bien podrían corresponderse, o no, con los responsables de Deportes Americanos y de Deportes de Divisiones Inferiores de CIRSA, superando las duras pruebas de acceso al puesto.
Os recuerdo que esta CIRSA ya había dado muestras de su pésimo servicio. como podéis leer aquí. Así que, os repito una vez más, que, en la medida de lo posible, NO apostéis en CIRSA.