domingo, 16 de junio de 2013

Un inglés honrado, un subdirector diligente y un cliente satisfecho (no es un chiste)

El título puede parecer un chiste, pero no lo es. Como llevo un año criticando con dureza las irregularidades de las casas de apuestas y el comportamiento de la Dirección General de Ordenación del Juego, me parecía importante dejar claro, desde el propio título, que este artículo es diferente.

Os pongo en antecedentes del caso:

-En este artículo exponía un problema que me había ocurrido apostando en Bet365.

-En este otro artículo narraba el intercambio de opiniones con el servicio de atención al cliente, que no nos había permitido llegar a un acuerdo, y que me llevó a presentar 3 reclamaciones ante la DGOJ.

-Y ahora, en el presente artículo, os cuento el desenlace, de forma muy resumida (para poder dedicar más tiempo a analizar  la forma de actuar tan distinta que han tenido Bet365 y William Hill ante situaciones similares, y las consecuencias de esas actuaciones).

Presenté las reclamaciones el día 23 de mayo de 2013 en mi ciudad, teniendo entrada en el registro de la DGOJ el día 27. Las reclamaciones estaban, en mi opinión, muy bien fundamentadas, e iban acompañadas de todas las pruebas necesarias.

Los días 30 y 31 del mismo mes, se incoan los correspondientes procedimientos de reclamación, notificándoseme de inmediato.

El día 12 de junio (solo 8 días laborables tras el inicio de la tramitación de los expedientes), recibo una llamada de Mike, en nombre de Bet365, que me ofrece la posibilidad de saldar la deuda que yo reclamo mediante el ingreso de un bono por el importe íntegro de las ganancias que me correspondían (descontando, lógicamente, las pequeñas cantidades que me habían abonado en su momento). Dicho bono no tenía ningún tipo de condicionante, siendo tan líquido como el propio dinero.
Yo considero que la oferta es justa, ya que compensa la deuda que reclamo en su totalidad, y la acepto en ese mismo momento.

El día 18 de junio, tras haber enviado yo un email a la DGOJ informando del acuerdo, se archivan mis reclamaciones.

Hasta aquí la breve exposición de los hechos. Ahora analicemos detenidamente el comportamiento de Bet365.

En primer lugar, su Servicio de Atención al Cliente, se mostró dialogante y cordial en todo momento, aunque inicialmente no hubiésemos podido llegar a un acuerdo.

En segundo lugar, existe una jerarquía muy bien definida en dicho SAC, que permite que los asuntos más importantes sean resueltos por personal más cualificado.

Ante la falta de acuerdo, tuve que presentar las reclamaciones ante la DGOJ, y ahí es donde Bet365 ha demostrado su rapidez, inteligencia y profesionalidad, ya que solo existía una decisión óptima… y la adoptaron sin demorarse innecesariamente. 

Decidieron que el Director del Servicio de Atención al Cliente Europeo, Mike, (que ya conocía el caso) me llamase personalmente. En dicha llamada se mostró en todo momento conciliador, tratándome con respeto (sin colocarse en un plano de superioridad) y ofreciéndome una solución justa (sin eternizarse en absurdos regateos).  Cuando, como en este caso, hablan dos adultos inteligentes, con intención de llegar a un acuerdo y sin ningún ánimo de causar daños innecesarios a la parte contraria, los problemas se solucionan de inmediato.
Con esto consiguió quitarme la legitimidad moral y (casi) todos los argumentos legales para emprender ninguna otra acción respecto a este asunto, zanjando así de manera rápida y definitiva un problema que podría haber acarreado graves consecuencias para su empresa.

Al empezar a escribir este artículo, pensaba calificar con un 8 la actuación de esta casa de apuestas, pero finalmente le voy a conceder un 9 (sobre 10), ya que si yo hubiese estado en el lugar de Mike habría hecho exactamente lo mismo. La cantidad reclamada era importante y el caso era bastante complejo, así que, antes de pagar, también habría comprobado “de qué pasta estaba hecho el reclamante”, y si disponía de pruebas y conocimientos suficientes como para representar una amenaza.  Así que, siendo honesto, no puedo reprocharles nada en su actuación.

Y ahora veamos el comportamiento de William Hill (ante un hecho similar que explico en este artículo).

En primer lugar, su Servicio de Atención al Cliente, es lamentable y ni siquiera leen los emails, respondiendo al azar con cualquier “copia y pega” sin sentido. Por ejemplo, si tú reclamas una apuesta pre-partido, te remiten a las normas de las apuestas “en directo” sin más.

En segundo lugar, no existe una jerarquía bien definida en dicho SAC, por lo que los problemas difícilmente llegan a ser tratados por alguien realmente capacitado. Te responde personal no cualificado, que además es distinto cada vez, por lo que resulta imposible llegar a un acuerdo, es más, ni siquiera se puede encontrar un mínimo de coherencia en las respuestas de esta casa.

Ante la falta de acuerdo, tuve que presentar la reclamación ante la DGOJ, y ahí es donde William Hill no supo reaccionar.

Decidieron no hacer absolutamente nada, y responder a la DGOJ enviando alegaciones, simplemente, ridículas.

La DGOJ elabora un informe contundente, en el que concluye que deben pagarme la totalidad de las ganancias que me correspondían.

William Hill, sin disculparse ni tan siquiera notificármelo, ingresa el dinero en mi cuenta, sin recurrir la decisión de la DGOJ, reconociendo así el impago.

Con esto consiguió darme legitimidad moral y argumentos legales suficientes para que yo pueda solicitar la correspondiente sanción por impago (infracción grave) en el momento que yo quiera durante el próximo año y medio (puesto que las infracciones graves prescriben a los 2 años).

La actuación de esta casa de apuestas merece un 0, ya que han encadenado error tras error, obrando de mala fe y con una inexcusable falta de respeto.

Ambas casas me han pagado íntegramente las ganancias correspondientes a mis apuestas, pero mientras Bet365 ha conseguido a cambio mi respeto y solucionar el problema de forma definitiva, William Hill solo ha conseguido mi desprecio y colocar sobre su cabeza una espada de Damocles, que durante los próximos 500 días puede caer sobre ellos en cualquier momento (por iniciativa mía o de la propia DGOJ). No he presentado todavía esta denuncia porque me parece una oportunidad ideal para “medir” al nuevo Director General, y conocer desde el principio cómo va actuar.

Podría resumirse diciendo simplemente que Bet365 ha pagado y ha mejorado su situación inicial, y William Hill ha pagado para empeorar su situación.

(Por cierto, tengo preparado un artículo para los próximos días, con numerosas capturas, donde podréis comprobar el grado de deterioro que ha alcanzado el servicio de apuestas de William Hill, antaño referencia en el sector y que actualmente exhibe impúdicamente su incapacidad para ofrecer un servicio con un mínimo nivel de calidad).

La actuación de la DGOJ en este asunto también merece ser destacada, ya que la apertura de los expedientes y la notificación ha sido extraordinariamente rápida (4 días frente a los más de 2 meses que tardaban antes), transmitiendo así a las casas de apuestas la sensación de que, por fin, se toma en serio su labor de “proteger los intereses de los participantes”, como le encomienda la Ley del Juego.
Califico su actuación con un 7 (sobre 10), ya que donde verdaderamente se podrá medir a  la DGOJ será en las resoluciones, punto en el que, hasta ahora, había mostrado su peor cara. Pero, en este caso, lo poco que ha tenido que hacer, lo ha hecho impecablemente.
Ahora abre expedientes en un tiempo record, pero ¿cómo resolverá? En breve lo sabremos, ya que esta semana un lector del blog presentará un recurso, cuya resolución estoy ansioso por leer.

En definitiva, no sé si estamos ante un suceso aislado propiciado por la honradez de esta empresa, o si se trata de los “brotes verdes” que auguran la llegada del auténtico “Juego Seguro”, que se anunciaba con la nueva regulación, y que hasta ahora no hemos podido disfrutar.

En cualquier caso, si Dios quiere, aquí estaré yo para contarlo. En unos casos, como ha ocurrido en la mayoría hasta el momento, para criticar con dureza las irregularidades de algunas casas de apuestas, y en otros casos, para destacar su buen hacer.

Me gusta ser justo (en el sentido más radical de la palabra), duro, pero justo.


Al igual que Moises pidió a su pueblo que se decantase por la bendición o la maldición en los montes Garizim y Ebal, así las casas de apuestas tienen que elegir entre cumplir la Ley (en este caso la del juego) o infringirla, afrontando las consecuencias de sus actos.

Quería abordar algún otro tema en este artículo, pero lo dejo para otro momento porque ya me he extendido un poco más de lo que esperaba.

Hasta pronto.

10 comentarios:

  1. Gracias por todas las molestias que te tomas!!!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Estos señores son los que mas trampas hacen de todo el juego online en ESpaña, con mucha diferencias, tengo infinidad de pruebas, videos grabados, chats, emails y fallos de seguridad. Estos señores ya rompieron 2 veces la ley del Juego, estos señores cambian las camisetas de los partidos para confundir a la gente, estos señores cambian lo que apuestas a tu boleto, poniendote lo que ellos creen, tu xq no apostaras livebet, pero son los especialistas mas grandes en triquiñuelas para gnar dinero, y todo lo que digo es con pruebas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tienes pruebas, me encantaría verlas (de forma confidencial) si me lo permites, para comentarte qué se puede hacer .

      ¿Podrías contactar conmigo por email?

      Eliminar
    2. Este matrimonio que aposto en pareja, que tiene correos comprometedores, que jugo gran cantidad de dinero, que se cebaron con el, que fueron victimas y ahora acusadores, que poseen un dossier de trampas, que mantienen contacto con toda la cúpula de BET 365 y que quieren hacernos comulgar con ruedas de molino, que van escribir una novela que da para tema de película no va cejar por nada del mundo en intentar llevarlos ante la verdadera justicia o sino denunciarlo a la opinión publica, tiempo y ganas no nos faltan ni faltaran

      Eliminar
    3. Pruebas.- Si hay cantidad de apostantes que denuncian irregularidades como por ejemplo Partido de tenis apuestas 300 euros, picas en la línea de apuesta al punto ves que no te ingresan la apuesta reclamas por chat y te comentan que la apuesta ha sido al juego o al set.- es que algo hay. Y cuando te cancelan las apuestas ganadoras, cambios de tanteos, error en el tiempo de juego es que algo sigue habiendo, eso lo hacen con apostantes potencialmente incomodos, en nuestro caso nos pusieron el cebo infinidad de veces hasta que los que picaron y fueron pescados en una grande fueron ellos, a partir de ahí se acabo el juego, vamos lograr sentarlos frente a la justicia por las buenas o por las menos buenas argumentos nos sobran-DOSSIER- no renunciamos sacar el caso a la luz publica, ofertas no faltan.-ATTE.- espero que os valgan estos argumentos, nos es imposible resumirlo de otra manera ya que nuestro caso esta denunciado ante la justicia y tenemos que jugar nuestra apuesta final.-

      Eliminar
    4. Sigo sin tener muy claro exactamente lo sucedido, pero si dices que ya lo has denunciado es comprensible que seas cauto a la hora de hablar del tema.

      Suerte

      Eliminar
  3. te voy a mandar una pequeña muestra de las muchas que tengo de lo que son capaces estos presuntamente estafadores, es como si un ladrón roba un banco un cliente lo pilla, el ladron devuelve su dinero al cliente pero se va impune con todo el dinero de los demas y tan ancho.

    ResponderEliminar
  4. Super interesante. Aunque el que dice el otro anonimo: todo esta "amañado"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ese anónimo aún no me ha enviado ninguna de esas muchas pruebas.

      Yo en live no apuesto casi nunca, pero sí que es cierto, que oyes historias de todas las casas de apuestas que son para cerrar las empresas directamente.

      El problema es que todas esas historias contadas en foros o blogs anónimamente, rara vez van acompañadas de pruebas, y así es difícil terminar con ese comportamiento de las casas.

      Eliminar

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"