lunes, 10 de junio de 2013

La Ley del Juego no tiene quien la aplique: Malos principios

Ya se ha cumplido un año de la entrada en vigor de la Ley del Juego, y durante las próximas semanas voy a dedicar una serie de artículos a hablar del papel desempeñado por la Dirección General de Ordenación del Juego durante este período.
Aunque ha tenido alguna actuación correcta, el bagaje es insuficiente para todo un año. 

No sabía muy bien qué título elegir, y me vino a la mente el clásico de García Márquez, El coronel no tiene quien le escriba, porque podría describir perfectamente la paciente espera de los jugadores españoles, defraudados por la pasividad mostrada por la DGOJ antes los abusos de ciertas casas de apuestas. 
(Si alguien piensa que la utilización del plural en el título tiene connotaciones morales, no seré yo quien le lleve la contraria)

Aún no se sabe con certeza como afectará a la actuación de la DGOJ la reciente salida (o huida) del ínclito Alejo, pero mientras esperamos la llegada del nuevo director general, he decidido contaros mi experiencia con estos curiosos individuos que rigen los designios del sector en nuestro país.
Os iré contando las acciones, y las omisiones, de esta Dirección General desde que asume las funciones atribuidas a la Comisión Nacional del Juego, hasta las últimas notificaciones recibidas, que me hacen albergar ciertas esperanzas de que, por fin, comience a actuar con la diligencia debida (algo que se confirmará, o no, en los próximos meses). 

Aunque me permita ciertas licencias literarias, para afear la conducta de estos sujetos y para enfatizar el malestar que provocan sus actuaciones (y omisiones), cuando me refiera a artículos de la Ley del Juego (u otras normas aplicables) utilizaré citas textuales para ser completamente riguroso.

El artículo 20 de la ley Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, establece que la Comisión Nacional del Juego [Dirección General de Ordenación del Juego] se configura como un Organismo Regulador, con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar, que deberá velar por la integridad, seguridad, fiabilidad y transparencia de las operaciones de juego, así como por el cumplimiento de la normativa vigente.

En el artículo 21 de la misma ley se atribuyen expresamente a la Comisión Nacional del Juego [Dirección General de Ordenación del Juego] las funciones de vigilar, controlar, inspeccionar y, en su caso, sancionar las actividades relacionadas con los juegos; asegurar que los intereses de los participantes sean protegidos; y resolver las reclamaciones que puedan ser presentadas por los participantes contra los operadores.

Como indica la disposición transitoria primera de la citada ley, “hasta la efectiva constitución de la Comisión Nacional del Juego, las competencias previstas para la misma, serán ejercidas por la Dirección General de Ordenación del Juego del Ministerio de Economía y Hacienda”, de ahí que haya añadido entre corchetes el nombre de esta Dirección General (que no figura en el texto de los mencionados artículos).

En un principio la DGOJ hereda la página web prevista para la CNJ, hasta que finalmente deciden utilizar un dominio propio, cuyo nombre no es, en mi opinión, el más indicado www.ordenacionjuego.es .
Quién es el responsable de tan desafortunada elección es un misterio, pero da muestra del poco interés mostrado al realizar esta tarea (como tantas otras). Tal vez estaba viendo algún western clásico, y al más puro estilo Sioux, pensó “nosotros ordenación juego hao (o como se escriba)”, o quizás es obra de alguna quinceañera confundida por tanto whatsup, SMS, twitter,…, que, buscando economizar caracteres, desprecia artículos o preposiciones.
Todo esto es puramente anecdótico, lo sé, pero en el momento de escoger este dominio estaban libres otros aparentemente más adecuados. Si buscaban brevedad, podrían haber utilizado DGOJ.es, y si no ordenaciondeljuego.es parece el más indicado.
  
En fin, no habían estado acertados, pero esto no era en absoluto significativo, y además parecía que tenían la sana intención de acercarse a los ciudadanos (cuyos intereses deben proteger). Aunque como veremos a continuación, nada más lejos de la realidad.

En primer lugar el teléfono que aparecía en su web era erróneo. Al llamar a esté número respondía un caballero, que (con tono ligeramente enfadado) afirmaba estar en su domicilio particular.

Posteriormente rectificaron,  para mostrar su verdadero número de teléfono. Pero al llamar a este número, o bien no responden, o bien responde una secretaria que no puede ofrecer información alguna, ya que, según sus propias palabras, no trabaja habitualmente allí. Tampoco puede pasar la llamada a otra persona más capacitada, ya que, casualmente, no hay nadie más en la oficina en ese momento. Finalmente, te pide el número de teléfono, para que cuando llegue algún responsable devuelva la llamada. Pero obviamente, nunca devuelven las llamadas, como ya comprobado en varias ocasiones.
telefono DGOJ ley del juego.es
(Oculto los dos últimos dígitos, ya que, al tratarse aparentemente de un número particular, no quiero exponerlo en una página web)

El código postal, que figuraba en sus notificaciones (28071),  también parece ser erróneo, ya que no se corresponde con el que ofrece la página web oficial de Correos. Supongo que si alguna contestación no les llegase, o lo hiciese con retraso, tampoco les importaría demasiado.

Como veis esa aparente voluntad de acercamiento al jugador, es absolutamente falsa, ya que se muestran esquivos e inaccesibles, dejándose ver únicamente en escasos eventos, cuyos complacientes invitados no hacen preguntas "incómodas" y les permiten mostrar una idílica, y falsa, imagen del sector en España.

¿Por qué se me viene a la mente aquella escena de Robert de Niro, en El Cabo del Miedo, en la que busca a Nick Nolte en un aparcamiento? ¿Recordáis el mítico “¡Abogaaado!, ¡abogaaado!,...? (Perdón por el comentario ad hoc, pero no he podido evitar pensar en ello).


Si analizamos su página web, observamos que en el apartado de “derechos del participante” aparecen los que figuran en el artículo 15 de la Ley del Juego, excepto uno, ¿sabéis cuál? El derecho “a formular ante la Comisión Nacional del Juego las reclamaciones contra las decisiones del operador que afecten a sus intereses”.
derechos DGOJ ley del juego.es

Y no se trata de una casualidad, ya que en el apartado de “funciones de la DGOJ” también copian las que aparecen en el artículo 21 de la Ley del Juego, pero olvidándose de una. Efectivamente, han omitido su función de “resolver las reclamaciones que puedan ser presentadas por los participantes contra los operadores”.
funciones DGOJ ley del juego.es

Desde luego, este comienzo era poco alentador, y parecía mostrar una clara intención de “lavarse las manos” (como el mismísimo Pilatos), que iba a confirmarse con las actuaciones (y omisiones) de esta Dirección General, al menos durante la etapa del Señor Alejo.
Vamos, que solo les faltaba un cartel de “No molestar”, y eso que (supuestamente) habían regulado el sector para que los usuarios pudiésemos disfrutar de un "Juego seguro", y para empezar nos ignora la propia Administración. 

Es tal el “cariño” que siente esta Dirección General por la casas de apuestas “.es”, que en la resolución de otorgamiento de la licencia a cada una de ellas (en junio del año 2012), ya optaba por descargarlas de obligaciones.

En el Anexo I de dicha resolución, en el apartado de “Obligaciones del titular de la licencia”, imponía a las casas de apuestas la obligación de “Garantizar a los  participantes en las  actividades de juego  que explote o desarrolle los derechos establecidos en el artículo 15.1 del RDLAR”.

Pues bien, el artículo 15.1 del LDLAR (Real Decreto 1614/2011, de 14 de noviembre, por el que se desarrolla la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, en lo relativo a licencias, autorizaciones y registros del juego) trata sobre la convocatoria del procedimiento de otorgamiento de licencias generales, pero no establece ningún derecho para el participante, por lo que la casa de apuestas no estaría obligada a garantizar nada.

Los derechos de los participantes están recogidos en el artículo 15.1 de la Ley del Juego (a cobrar los premios, a jugar libremente,…), y aunque pueda parecer una simple confusión de siglas, las actuaciones y omisiones de la DGOJ no parecen encaminadas a garantizar derecho alguno al participante (como ya se intuía en este, deliberado o involuntario, “error” en las resoluciones de otorgamiento de licencias).   



Todo esto no tendría ninguna relevancia, si no fuese porque, como veremos en próximos artículos, el tratamiento dispensado a las distintas consultas, reclamaciones, denuncias,…, de los usuarios, ha dejado mucho que desear.

Hasta pronto.

4 comentarios:

  1. Tienes toda la razón, parece que no interesa que se reclame o denuncien las continuas irregularidades de estos operadores que a pesar del parche de "juego seguro" siguen haciendo de las suyas.

    En las .com, o al menos alguna que conocí en su dia, no habia los problemas que hay ahora.

    Siempre he dicho que tanto Alejo como el actual responsable dejan mucho que desear ante semejante cargo..incompetencia total, protección y defensa al jugador 0. Así que mucho folio y mucho cuento que incumplen o no dan ninguna facilidad a los jugadores.

    Responder a algun correo, si lo han hecho, pero hasta ahi, porque el resultado sigue siendo el mismo de siempre....ninguno.

    Felicidades por tus interesantes y claras notas

    ResponderEliminar
  2. Uno de los correos enviados a esta entidad y cuya respuesta (automática creo jajajajja) fue:muchas gracias por su información, para cualquier duda o consulta...tatata tatata tatatta, lo de siempre.

    Buenos días, contacto con ustedes para decirles que deberían poner un correo electrónico o abrir un espacio donde denunciar o dejar quejas sobre operadores del juego online.

    Dificultan tanto este acceso, que no hay manera de denunciar a ninguno de ellos,a pesar de las incoherencias, contrariedades y para mi (conociendo algo el sector) irregularidades en estas webs que ustedes no revisan ni inspecionan, si no se darían cuenta por ejemplo,que cuando un usuario ingresa dinero con una tarjeta ukash, la alternativa ante un posible retiro de fondos es la transferencia bancaria, algo que estos sinverguenzas online (alguno) se pasan por el forro. Marean hasta el punto que no puedas reirar el dinero.

    Diganme ustedes donde poner una denuncia sin tapujos e impedimentos como hacen ustedes pidiendo un certificado electrónico, que dicho sea de paso, es una forma de no permitir dicha denuncia, ya que una gran mayoria no dispone de el.

    No hacen ustedes nada! a favor del usuario, favorecen con este tipo de cosas que los operadores online hagan y deshagan a su antojo, y se creen con el derecho de burlarse del jugador que confiaba al ver que tenia la licencia .es y ya les digo yo que no por ello hay que fiarse de este tipo de webs.

    Es lamentable que esto también funcione así de mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu apreciación. Sin duda esta DGOJ es una auténtica lacra para el sector del juego en España, y si tengo tiempo quiero preparar otro(s) artículo(s) sobre la labor desarrollada por el nuevo titular de esa Dirección General. A ver si para mediados del mes que viene lo(s) tengo.

      Eliminar
  3. Estaré a la espera, seguro que es interesantísimo.

    ResponderEliminar

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"