jueves, 20 de junio de 2013

¿El Show de William, o Benny, Hill?

William Hill, en su versión española, nos ha dado constantes motivos durante este año de actividad para que nos podamos reír con su infinita torpeza. 
Cada vez se parece más al humorista inglés Benny Hill, con el que comparte “apellido”, aunque con una sustancial diferencia entre ambos, y es que Benny sí pretendía hacer reír, y William lo consigue muy a su pesar.

No nos pararemos a analizar su lamentable Servicio de (des)Atención al Cliente, para no hacer eterno este artículo, y vamos a centrarnos en el servicio de apuestas propiamente dicho.

Veamos la última pifia que ha cometido, de momento, porque con William Hill siempre hay que esperar el “más difícil todavía”. (Luego, al final, os dejo un par de detalles más).

Como soy cliente “non grato”, yo no puedo apostar directamente, como vosotros, sino que mis movimientos están permanente vigilados, y han de ser autorizados de forma individual, por personal (supuestamente) especializado, antes de que se formalicen.
Este aberrante trato, con el que William Hill me “obsequia” desde hace casi un año, no obedece a que yo haya cometido irregularidad alguna, sino que es el que reciben quienes ganan algo de dinero en esta casa, o eso he podido deducir yo, ya que William Hill se niega a dar ninguna explicación al respecto e incluso intenta negar que exista tal situación.

Durante este mes de junio se han celebrado partidos de la World League de Voleibol. Se trata de un evento de máximo nivel del que existe información precisa y que puede seguirse en la página web oficial de la propia Federación Internacional de Voleibol. Aquí os dejo la captura, donde se ve que a las 22:00 del 1 de junio (hora española), se disputaba el partido entre Canadá y Holanda. En los días posteriores no se celebraba ningún otro partido que pudiese confundirse con éste.

En William Hill anunciaban este partido para la 1:00 del día 3 de junio (hora española), y permitían apostar con normalidad en este evento. Estuve esperando un buen rato, perplejo, viendo como el partido seguía disponible para apuestas pre-partido, cuando ya estaba próximo a su finalización.

Y para divertirme, decidí intentar apostar para confirmar el ridículo de William Hill. Pude apostar en diversos mercados (¡cuyo resultado ya era definitivo!), margen de victoria del primer set, total de puntos,…, e incluso resultado exacto final (¡tras haber finalizado el partido!). Estas apuestas las realicé a lo largo de los días 1 y 2 de junio, y así se registraron en mi historial.

Aprovecharé una de estas apuestas para mostraros el denigrante trato al que somete William Hill a algunos clientes como yo. Veamos el detalle del vergonzoso proceso de realización de una de estas apuestas:

- Intento apostar 12 euros (como se ve en la 2ª captura, en el cupón que aparece a la derecha)

- Me aparece una pantalla donde se me informa de que mi apuesta está siendo referida (a un experto supongo) antes de ser aprobada. Espero un buen rato con esa información en mi pantalla.

- Tras la espera, y la revisión de mi apuesta, me aparece un mensaje ofreciéndome la posibilidad de apostar 6 euros, dándome un plazo de unos dos minutos para aceptar la oferta. Me hacen una oferta personalizada, como se puede leer en esta captura, "Desafortunadamente no podemos aceptar su apuesta solicitada, pero si podemos ofrecer la siguiente". (La cifra que me permiten apostar varía en función de la apuesta; en este caso han sido “generosos”, ya que a veces solo me permiten apostar unos céntimos).

Tras aceptar, obtengo el correspondiente recibo, y la apuesta se inscribe correctamente en mi historial (como se ve en la 3ª captura).

¿Cómo es posible que incluso estando bajo vigilancia permanente pueda realizar este tipo de apuestas? ¿Quién me estaba vigilando en ese momento? ¿Bob Esponja? Es que ni estando monitorizado y observado permanentemente consiguen nada.
Y es que yo no soy el problema, el problema es la pésima calidad del servicio que ofreces Guillermito. Si dejases de obsesionarte conmigo, y te dedicases a hacer bien tu trabajo, nos iría mucho mejor todos.


La gravedad de este hecho no solo radica en el trato que reciben algunos clientes o en una equivocación puntual, sino en que el error se produce en una oferta personalizada que me han hecho TRAS HABER ESTUDIADO MI APUESTA.

Que se hayan equivocado puede ser más o menos grave, pero que tras haber estudiado, como mínimo, en 4 ocasiones el partido, persista el error es inaudito e injustificable.

Pero no pasa nada, porque luego, como siempre, lo anulan sin más. Es lo bueno que tiene ser irresponsable (en el sentido más amplio de la palabra).

En este caso SÍ que procede la anulación, puesto que hay un error OBJETIVO, y no he reclamado, obviamente, ya que solo pretendía dejar en evidencia a esta casita de apuestas.

  
Para que veáis que no se trata de un hecho aislado, aquí os pongo algunos ejemplos más.
  
EJEMPLO 1:

William Hill siempre busca nuevas formas de ganar dinero, y hace unos meses probaron una fórmula revolucionaria: pagar 1,01 por todas las opciones a favor, en contra, over, under, hándicap,…, todo a 1,01.

¡Qué grande la nueva política de fijación de cuotas de WH! ¡Todo a 1,01! ¡Vamos que me lo quitan de las manos! ¡Apuestas de marca a precios de mercadillo! ¡Vamos que nos vamos! ¡Venga señora, llévele un over para su marido que seguro que es de su talla!

Esto puede dar pie a una curiosa reflexión. En Gibraltar existe un número desproporcionado de sociedades en relación con el número de habitantes, por lo que no es nada fácil encontrar personal cualificado, e incluso resulta difícil encontrar simplemente personal. Si a esto añadimos que este sistema de fijación de cuotas no parece exigir precisamente un descomunal intelecto, y que hay monos en abundancia en el Peñón, ¿existirían indicios suficientes para que alguna asociación protectora de animales investigase la posible existencia de explotación animal? (es pregunta, no afirmación).

EJEMPLO 2:

Pero el todo a 1,01 parece no ser suficiente para estos llanitos, ya que, aunque sea casi imposible, existe la posibilidad de que alguien gane, una cantidad irrisoria, pero una cantidad al fin y al cabo. 
Y no hay nada que odie más William Hill que un apostante ganador (como habéis visto antes), así que trataron de idear un sistema para erradicar esta molesta clase de clientes. 
Esto les llevo a probar otra técnica, que esta vez sí que habría sido infalible de haberse generalizado.

Como veis (en Total Sets), se trata de poner “más de” y “menos de”, pero sin indicar la cantidad, ni en la exposición de cuotas, ni en el cupón que se crea arriba a la derecha.

Supongo que luego, en función del resultado, ya William Hill elegiría el número más conveniente. Así se asegurarían beneficios sí o sí.


EJEMPLO 3:

Y para acabar, un ejemplo más preocupante si cabe, ya que estos gibraltareños no saben distinguir a un hombre de una mujer. 
Nosotros los españoles no tenemos ese problema, ya que nuestro refranero nos da pistas de cómo distinguirlos fácilmente. “Si tiene barba San Antón, y si no la Purísima Concepción”

Esto lo digo porque en la última Champions League de voleibol se podía apostar a que un equipo femenino ganaba el torneo masculino. Aquí tenéis la prueba.

Estos de William Hill son increíbles, ¿qué se tomarán antes de ir a trabajar?

Yo me los imagino como a los míticos Faemino y Cansado en sus disparatados diálogos:

-F: Pues yo creo que este año la Champions masculina la ganan los italianos
-C: Pues yo creo que la van a ganar las mujeres.
-F: ¿¡Pero cómo dices eso!?
-C: Ya sé que no es fácil. La Federación tiene que cambiar en tiempo record sus estatutos, y cambiar la composición de la Champions, y luego un equipo femenino tiene que ganar a los mejores equipos masculinos del continente. No es fácil, pero puede pasar. A lo mejor pierdo la apuesta, igual sí, pero nunca se sabe.


Una última pregunta, ¿cuánto cuesta la botella de whisky en Gibraltar? No lo sé, pero, por lo visto, es demasiado barata.


Venga, me voy a ver si puedo apostar en William Hill a que Federer gana el Open Británico de Golf en la modalidad de contrarreloj por equipos y marcando 3 goles antes del descanso.


Un saludo, ...y cuidado con William Hill.

5 comentarios:

  1. ja,ja,ja.....impresionate Rosberg. Un saludo y gracias por estos articulos que sacan al descubierto los entresijos de algunas (la mayoria) casas de apuestas.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de William Hill es lamentable,…, y fíjate que todo lo que he puesto es solo de voleibol; si ponemos todos los deportes, da para un libro.

      Saludos, y muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Es que la supuesta oferta personalizada no lo es tal, hay un limite al partir del cual te refieren al "experto", segun mi experiencia nunca te dan un centimo mas del limite, de hecho no creo q haya nadie que apruebe las apuestas jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que no hay expertos en nada en William Hill, pero quería reflejar como trata a los jugadores esta casa.

      Y lo más lamentable, es que aún estando bajo control, no pueden evitar este tipo de apuestas.

      Eliminar

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"