lunes, 1 de abril de 2013

Ley del juego (IV): Anulaciones de apuestas


ANULACIONES DE APUESTAS:

Por fin llega este cuarto post de la serie dedicada a reflexionar sobre los problemas más importantes que se encuentran los apostantes, y como son abordados por la Ley del Juego.

Las anulaciones de apuestas no son más que un caso extremo de modificación, ya que supone reducir la cuota de la apuesta hasta el límite de 1’00, siendo por tanto perfectamente aplicables los argumentos expuestos en el post sobre modificaciones:

http://www.leydeljuego.es/2013/03/ley-del-juego-iii-modificaciones-de.html

Si no se permiten las modificaciones, es evidente que tampoco están permitidas las anulaciones (que no es mñas que una modificación llevada al extremo). 

No hay mucho más que añadir, y es que el artículo 15 de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, otorga al participante el derecho “a cobrar los premios que les pudieran corresponder en el tiempo y forma establecidos”, mientras el artículo 40 de dicha ley califica como infracción grave “el impago de los premios que correspondieren a los participantes en los Juegos”.
Es evidente que si una casa de apuestas se reserva la potestad de anular de forma unilateral cualquier apuesta en cualquier momento, dicho derecho a cobrar los premios no estaría garantizado, como sucede actualmente en la práctica, mientras no se dicten las primeras resoluciones por parte del Regulador.

Y, como ya hemos dicho, el artículo 13 del Anexo I de la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida es tajante al respecto, e impone que “cada apuesta deportiva de contrapartida que se realice quedará vinculada al coeficiente vigente para esa apuesta en el momento de su realización y no se verá afectada por los cambios posteriores que pueda sufrir el coeficiente”, salvo en los casos de supuestos de “suspensión, anulación o aplazamiento de los eventos establecidos en el programa de apuestas”.

Por tanto, cualquier anulación (o modificación de cuota) de una apuesta es, como mínimo, de dudosa legalidad, y dado que ahora apostamos en un entorno de “Juego seguro”, la Dirección General de Ordenación del Juego tiene que intervenir en estos casos, para hacer cumplir la Ley del Juego y su normativa de desarrollo, en detrimento de una normas particulares manifiestamente abusivas, y a las que la propia legislación les reserva un papel de mero complemento.

A modo de resumen nos encontramos con una Regulación del sector del juego que permite prácticas de dudosa moralidad, como las limitaciones arbitrarias de jugadores ganadores y los cierres de cuenta de aquellos apostantes más afortunados, pero que no permite las modificaciones de cuotas y las anulaciones de apuestas que, de manera unilateral y sin consentimiento alguno por parte del afectado, realizan algunas casas de apuestas sin miramientos.

Así que, si habéis sido víctimas de alguna limitación o cierre de cuenta, solo os queda esperar a que alguna asociación se decida a abordar el tema de manera decidida, y estudie si es posible denunciar estas situaciones.

Pero si habéis sufrido alguna modificación o anulación de alguna apuesta (y disponéis de pruebas), podéis presentar una reclamación o denuncia ante la Dirección General de Ordenación del Juego, o una demanda, viendo que la DGOJ ha dejado de resolver reclamaciones.


Para finalizar solo quiero decir que estoy a la espera de que la DGOJ tenga a bien responderme, para efectuar algunos cambios en la los modelos de reclamación que hay en este blog intentando optimizarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"