martes, 19 de marzo de 2013

Ley del juego (III): Modificaciones de cuotas

MODIFICACIÓN DE CUOTAS:

Dejamos por fin el tema de las limitaciones y cierres de cuenta, que por desgracia no han sido tenidos en cuenta por nuestras leyes, y vayamos con un tema más interesante, las modificaciones de las cuotas de las apuestas.

Este es un tema mucho más fácil de reclamar, ya que el legislador sí que lo ha contemplado en la redacción de la Ley del Juego (y su normativa de desarrollo).

En primer lugar hemos de decir que el artículo 39. f) de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, considera infracción muy grave “la alteración o manipulación de los sistemas técnicos previamente homologados o de cualquier otro elemento relativo a la obtención de premios en perjuicio de los participantes”.
De esta forma, se trata de garantizar el efectivo cumplimiento del derecho “a cobrar los premios que les pudieran corresponder en el tiempo y forma establecidos”, que el artículo 15 de la citada Ley otorga a los participantes.

Por otra parte, la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida, “viene a dar cumplimiento a las exigencias de regulación previa que, para el otorgamiento de las licencias singulares, establece el artículo 11 de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, aprobándose la Reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida”.

El art. 13 del Anexo I de esta Orden Ministerial es la clave, ya que desde su título "Formalización de las apuestas y anulación de eventos" deja claro sobre qué versa.
No habla de formalización y anulación de apuestas, sino de formalización de apuestas y anulación de eventos, dejando claro que no se podrán anular apuestas, si el evento sobre el que se basan no es anulado o suspendido. Y, de forma congruente con dicho título, se desarrolla todo este artículo
   
En el Anexo I de dicha Orden Ministerial, en el Capítulo IV, sobre el “Desarrollo de las apuestas deportivas de contrapartida”, se establece (en el artículo 13.4) que “cada apuesta deportiva de contrapartida que se realice quedará vinculada al coeficiente vigente para esa apuesta en el momento de su realización y no se verá afectada por los cambios posteriores que pueda sufrir el coeficiente”, permitiendo únicamente a los operadores establecer en sus reglas particulares “una previsión para los supuestos de suspensión, anulación o aplazamiento de los eventos establecidos en el programa de apuestas”, pero en ningún caso les faculta para efectuar modificación alguna si el evento objeto de la apuesta se celebra con normalidad.


El artículo 8 del Anexo I de la misma Orden Ministerial también OBLIGA a las casas de apuestas a proporcionar información completa y actualizada sobre las cuotas vigentas en cada momento, no contemplando la mera alusión a un, supuesto e injustificado, error como eximente. 

Obviamente muchos de vosotros, especialmente si habéis leído las abusivas cláusulas que están presentes en las normas particulares de la mayoría de las casas de apuestas, sabréis que los términos y condiciones de dichas casas contienen numerosos artículos (atribuyéndose el derecho efectuar cualquier tipo de modificación en las apuestas correctamente realizadas y auto eximiéndose de cualquier responsabilidad) que tienen difícil cabida en el marco normativo definido  por las leyes reguladoras del sector .

La propia Orden Ministerial antes mencionada es muy clara al respecto, y textualmente recoge que  “esta nueva regulación establece una Reglamentación básica que podrá ser desarrollada por la Comisión Nacional del Juego y que será complementada por las reglas particulares de carácter privado que los distintos operadores deberán elaborar”, dejando claro el carácter meramente complementario de las normas particulares que, por tanto, no pueden ser contrarias a lo dispuesto en esta Reglamentación básica.

En definitiva, una vez que la apuestas realizadas por el cliente son aceptadas y correctamente inscritas en el historial, no puede sufrir modificación alguna en la cuota pactada (salvo que el evento objeto de la apuesta no se celebre), ya que, de producirse ésta, se podría presentar la correspondiente reclamación o denuncia ante la Dirección General de Ordenación del Juego, o quizás sea más eficaz presentar una demanda (viendo que la DGOJ ha dejado de resolver reclamaciones).

El cliente apuesta a una cuota concretaofrecida libremente por el operador, que ha de ser cierta en virtud del artículo 8. e) del Anexo I de la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida (*), y que ha de ser respetada en cumplimiento del artículo 13 de la misma Orden Ministerial (**), por lo que, en un sector regulado como el del juego, no deberían tener cabida las abusivas cláusulas esgrimen las casas de apuestas. 

(*) Este artículo impone a los aperadores la OBLIGACIÓN de “proporcionar información completa y actualizada a los participantesal menos, en relación con los siguientes extremos:” […] ”Información sobre los eventos deportivos o sobre todos aquellos aspectos o hechos de los mismos sobre los que podrán realizarse apuestas, las distintas clases de apuestas ofrecidas, así como sobre el coeficiente vigente en cada momento para todas las apuestas que se pueden realizar.
  
(**) Este artículo impone que “cada apuesta deportiva de contrapartida que se realice quedará vinculada al coeficiente vigente para esa apuesta en el momento de su realización y no se verá afectada por los cambios posteriores que pueda sufrir el coeficiente”, permitiéndose únicamente a los operadores establecer en sus reglas particulares “una previsión para los supuestos de suspensión, anulación o aplazamiento de los eventos establecidos en el programa de apuestas”, pero en ningún caso se les faculta para efectuar modificación o anulación alguna si el evento objeto de la apuesta se celebra con normalidad.  

En caso contrario se generaría una inseguridad jurídica absoluta para el apostante, que, en la práctica, convertiría las apuestas en un contrato que genera obligaciones (sin derecho alguno) para el apostante, y derechos (sin obligación alguna) para la casa de apuestas. 

Respecto a la legislación general, el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias tampoco ampara la inclusión de las vergonzosas cláusulas contenidas en los términos y condiciones de las casas de apuestas, ya que son indudablemente abusivas, por vincular el cumplimiento del contrato a la sola voluntad de una de las partes (la casa de apuestas), evidenciándose una manifiesta falta de reciprocidad, puesto que al cliente no se le atribuye la facultad de poder modificar, unilateralmente, las apuestas correctamente formalizadas cuando así le plazca. 
Las desproporción de derchos entre ambas partes es manifiesta.

Además todas las empresas, incluidas las casas de apuestas, han de garantizar el buen funcionamiento del servicio ofrecido. Y en caso de que se produzca algún fallo en dicho servicio, deberán asumir su responsabilidad, en lugar de penalizar al cliente por los errores propios.
El Código Civil y demás leyes, como el RD Lvo 1/2007 que acabamos de ver, no son de cumplimiento opcional. Quienes no quieran cumplir la legislación vigente deberían plantearse abandonar el mercado español.


En un par de días tendréis el próximo post aquí, en Ley del Juego (.es)

4 comentarios:

  1. le puse esa ley y me dicen que ese articulo esta derogado y que se rigen por las de 2012 todo esto me refiero a bet365

    ¿Algo que hacer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que hay que soportar de estas casas de apuestas.

      ¿Qué está derogado? NO, eso es falso. Que te digan cuándo se ha derogado.

      Eliminar
  2. +Acaba de pasarme algo extraño:
    Veo una cuota alta (para mi entender) y meto dinero. Al cabo de 2 horas me sale un cierre de apuesta muy alto. Cierro la apuesta, realizo una retirada de dinero. Todo correcto. Al cabo de 1 hora, me sale la apuesta anulada, el dinero ya no lo tengo y la retirada cancelada...

    Qué puedo hacer?? Muchas gracias de antemano. Ah!!! es en bet365

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reclama la operación que has formalizado correctamente y que incluso te ha sido abonada en tu cuenta de juego.

      Primero ante el SAC de la casa, y, si no atienden tu reclamación, judicialmente.

      Saludos, y suerte

      Eliminar

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"