viernes, 29 de marzo de 2013

Bet365, ¿propósito de enmienda?

(Editado para informar de que se ha resuelto satisfactoriamente 
Buen comportamiento de Bet365)

Venimos del post “Bet365, ¿paranormal?” (pincha aquí para leerlo).

Parece que esta discrepancia con Bet365 va camino de convertirse en un “culebrón”, pero creo que merece la pena tratar el tema detenidamente, ya que se están produciendo cambios que pueden ser importantes.

Dicen que rectificar es de sabios, y parece (de momento solo parece) que Bet365 tiene cierto propósito de enmienda, o quizás no. Juzguen ustedes mismos.

Veamos la evolución, resumida, de los acontecimientos:

Evo I,  Apuesta PERDIDA. A mi primera reclamación, me contestan desde la escala básica del Servicio de Atención al Cliente (por email y telefónicamente), que he perdido la apuesta y punto (visto en el otro post).

Evo II, Apuesta ANULADA. Ante mi negativa a aceptar su explicación, envían mi caso a un primer Manager, que, sin aportar argumento válido alguno, me responde que he perdido, pero que como gesto de buena voluntad, podrían anular la apuesta y devolverme el dinero (visto en el otro post).

Evo III, Apuesta GANADA (a CUOTA MODIFICADA). Mi postura no varía, y reitero mi negativa a aceptar esa propuesta, por lo que un segundo Manager me responde que, aún sin darme del todo la razón, me pagarán las apuestas a una cuota que consideran adecuada “en concordancia con nuestra regla acerca de Cuota Incorrecta que se encuentra en nuestras Condiciones Generales”. En este caso, la cuota 34.00 se convierte en cuota 1,01, aplicando dicha regla. Este punto es el que analizaremos detalladamente ahora.

¿Evo IV?, ¿¿Apuesta GANADA??. ¿Abriré un nuevo post para contarlo? Solo Dios lo sabe, pero la evolución de los acontecimientos bien podría conducir a este desenlace.

En primer lugar, he de aclarar que este segundo Manager, M.H., es un viejo conocido, y en su favor he de decir que es lo más parecido a un gibraltareño honrado que he podido encontrar en el último año; claro que no tiene excesivo mérito si vemos a los demás candidatos.
Y, además, de todos los Managers (y similares) que he conocido en las casas de apuestas, es el único que parece empezar a atisbar lo que realmente supone solicitar una licencia para prestar servicios de juego en un país con regulación propia del sector. Aún no lo tiene claro, pero, humildemente, intentaré que lo entienda.

Y aunque ahora, probablemente, me maldiga, quizás con el paso del tiempo, se dé cuenta de que le he abierto los ojos, y le he preparado para la nueva realidad que han de afrontar las casas de apuestas, en cuanto la Dirección General de Ordenación del Juego comience a resolver las denuncias presentadas, aplicando la Ley del Juego.

Cuando durante una carrera de Formula 1 disputada en seco, comienza a llover, siempre hay algún piloto (normalmente Button) que acierta con el momento idóneo para cambiar a neumáticos intermedios, lo que le permite continuar la carrera con un buen ritmo y minimizando los riesgos, aunque inicialmente pierda 20 segundos en su paso por los boxes.
Mientras otros pilotos se empecinan en continuar con los slicks, confiando en poder controlar su coche, mientras esperan en vano que cese repentinamente la lluvia. Estos, en el mejor de los casos, pierden un tiempo muy valioso con continuas salidas de pista, y en ocasiones se ven obligados a abandonar la carrera.

Así, las casas de apuestas que asuman voluntariamente que tienen que cumplir la ley, aunque inicialmente incurran en pequeños costes, a medio plazo se ahorrarán cuantiosas multas, e incluso una eventual suspensión de licencia. Hacer el cambio en el momento justo, como Button cuando está inspirado, es siempre la mejor decisión.
No resulta fácil renunciar a los privilegios, absolutamente desproporcionados e injustos, que ostentaban las casas de apuestas en la época de las ".com", pero han de asumir que al solicitar la licencia en España aceptan cumplir la legislación vigente. El "hago lo que quiero, cuando quiero y sin dar explicaciones" ya es historia.
En los aspectos que el legislador haya olvidado regular pueden intentar continuar con sus prácticas absolutamente inmorales aprochando el "vacío legal", pero en las cuestiones que que están perfectamente reguladas van a tener que cumplir escrupulosamente la ley. Lo único que tienen que decidir las casas de apuestas es si prefieren hacerlo por las buenas o por las malas.


Pero, después de esta reflexión inicial, pasemos a examinar con detalle la última respuesta recibida de M.H., que en algunos puntos resulta un poco ambigua, pero que trataré de analizar lo mejor que pueda. El análisis resultará un poco farragoso, y me disculpo por ello, pero creo que el tema es muy interesante y merece la pena dedicar unos minutos a leerlo (y siempre os podéis consolar pensando que yo he invertido mucho más tiempo en redactarlo).

Lo primero que llama mi atención es que no hace referencia a que sea un gesto de buena voluntad, lo cual se agradece como aclaro en el anterior post, pero no aporta (como en las anteriores comunicaciones) prueba concreta alguna de que la apuesta sea como ellos afirmaban, es decir no rebate los argumentos expuestos en mi escrito de reclamación original.

Siguen justificándose con extrañas cábalas. Por ejemplo, argumentan que conociendo las cuotas de las apuestas a ganador final, que había al inicio del torneo, tengo que saber que “ganar a” significa quedar 1º y 2º, tras la segunda jornada de dicho torneo. Un poco forzada esta eplicación, ¿no?.
En primer lugar yo no sé qué cuotas había un mes antes de mi apuesta en un mercado distinto, ya que como es obvio, no conozco todas las cuotas, de todos los mercados, de todas las casas de apuestas (aunque me halaga que me consideren poseedor de tan prodigiosa memoria). Y en segundo lugar, ¿no sería más fácil que llamasen al mercado “1º y 2º” o “Los dos primeros” o que, al menos, lo describiesen en sus extensas, extensísimas, normas y páginas de ayuda (que actualmente usan para atribuirse derechos que no les corresponden)? 

No hay una referencia concreta a sus normas particulares ni a la legislación vigente para justificar que este tipo de apuestas es “a quedar 1º y 2º”, y, aunque trata de explicarse mejor de sus compañeros, finalmente lo único que consigue es enmarañar más el caso al remitirse a su “regla acerca de Cuota Incorrecta”. La remisión a esta regla es clave, ya que introduce un elemento nuevo en nuestro caso, que modifica radicalmente el escenario inicial, y que, consecuentemente, supondrá cambios en mi reclamación.

Antes insistían en que la apuesta era a quedar 1º y 2º, sin explicación válida alguna. Inicialmente me daban la apuesta por perdida, y luego, como gesto de buena voluntad, me devolvían el dinero, pero siempre sin admitir que se pudiese tratar de otro tipo de apuesta.

Ahora ya hemos avanzado, y admiten la posibilidad de que la apuesta sea a que Inglaterra quede por encima de Italia (como se desprende del contenido del resguardo emitido por Bet365). Es más, acceden a pagarme la apuesta como ganada, y de hecho ya me han ingresado el dinero (¡¿sin esperar mi respuesta?!), por lo que ya no tiene sentido que mi reclamación verse sobre este punto, puesto que ya ha sido reconocido por Bet365. 
Es decir me han pagado la apuesta como ganada, pero han calculando las ganancias a una cuota corregida por su “regla acerca de cuota incorrecta”, y no a la cuota original.

Ahora, por tanto, mi reclamación ha de centrarse en este elemento novedoso, ya que, como explico en este mismo blog (concretamente aquí),  modificar cuotas alegremente es ilegal, salvo que el evento objeto de la apuesta no se celebre con normalidad como estaba previsto, y éste no es el caso.
Además Bet365 ya conoce mi opinión al respecto, y la ha "aceptado", demostrando cierta sensatez, en una ocasión anterior (expuesta aquí).

Estamos en una situación en la que me han dado la apuesta por ganada, ya que no encontraban argumentos sólidos para justificar que la había perdido, pero modifican la cuota, a sabiendas de que yo no acepto este tipo de modificaciones (y ya las he denunciado en diversas ocasiones ante la DGOJ).

Lo que más curiosidad me produce es saber a qué se debe esta prisa por “cerrar” el caso. Ya me han ingresado el dinero sin haber aceptado yo su nueva oferta, ¿por qué (como diría Mourinho)? ¿Acaso pretenden alegar que yo he aceptado tácitamente el acuerdo, si “toco” ese dinero? Pues yo de momento, ni lo he retirado, ni he realizado apuesta alguna con él. Me he limitado a obtener la captura de rigor, por si la necesitase para una nueva reclamación.

En fin, les voy a dar unos días para que reflexionen, y ya os contaré como acaba todo. 

Lo cortés no quita lo valiente, y también he de reconocer que, aunque tienen muchos defectos en común otras casas de apuestas, al menos en Bet365 no son soberbios; leen las quejas, y las contestan intentando (aunque no lo consigan) responder al cliente. Aunque solo sea por eso merecen que se tenga cierta paciencia con ellos.

Nada que ver con William Hill que contesta sin leer los emails con cualquier “copia y pega” sin relación alguna con la reclamación, o Lbapuestas que directamente ni contesta (y en el pecado le va a ir la penitencia).

Por cierto, aprovecharé este tiempo de espera para retomar mi viejo contencioso con Lbapuestas, ya que creo que he encontrado la forma de que paguen por su falta de respeto, y quiero “atarlo” todo bien para que no se libren de ésta. Os mantendré informados.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¡ OSROMA !? ¿Eres el famoso Osroma especialista en voleibol? He seguido algunos picks tuyos, incluso en mi otro blog (citando el autor por supuesto).

      He editado tu mensaje porque contenía una palabra que no te beneficiaría de cara a una posible reclamación. El blog no permite editar solo palabras concretas, por eso he tenido que eliminarlo completo para no perjudicarte.

      Como has leído en los artículos de mi blog, yo opino que con la ley española las casas han de respetar las cuotas de las apuestas, si se han registrado correctamente (salvo que el partido no se celebre con normalidad), así que tu caso, tras reclamar ante el Servicio de Atención al Cliente de la casa de apuestas, puede reclamarse ante la Dirección General de Ordenación del Juego.

      Si tienes pruebas (capturas e emails básicamente) podrías reclamar sin problemas.
      Si quieres puedes contactar conmigo en el email que hay arriba (en la barra de menú) y te paso un modelo adecuado a tu caso.

      Saludos

      Eliminar

Gracias por leer mi blog.

Si te ha gustado, o si quieres aclarar algo, puedes dejar un comentario.

Procura que el comentario no contenga insultos, para que supere la "moderación de comentarios"