martes, 17 de diciembre de 2013

Interwetten ¿o Interladronen?

Tras un año, todavía me sorprende la creciente desfachatez con la que actúan las casas que han sido agraciadas con una licencia para prestar servicios de juego en España, tras la entrada en vigor de la Ley del Juego.

Por cierto, de estos impresentables de INTERWETTEN ya os he hablado en anteriores ocasiones, así que os recomiendo este artículo (pincha aquí) para que os pongáis en situación.

Os voy a contar esta historia, resumiendo al máximo y con profusión de capturas.

El domingo por la mañana al levantarme veo una apuesta que me interesaba, pero no le doy importancia ya que no tengo saldo en esa casa. Más tarde veo qiue continúa, y tomo una captura (son mis costumbres), pero sin apostar.


Al ver que tras varias horas seguía vigente la oferta, decido apostar 100 euros. Realizo, previamente, un ingreso, y pago el 2% de comisión (ya que como hemos visto en otro artículo, esta casa cobra comisiones por casi todo).
La apuesta se realiza y se inscribe en el historial correctamente.


La apuesta se mantiene durante toda la tarde, sin cambio alguno.


Al finalizar el partido como la apuesta había sido ganadora, me pagan los 80 euros correspondientes.


A la mañana siguiente, veo que mi saldo se ha reducido y, al comprobar mi historial, observo que ha desaparecido ese color verde del día anterior.


Y ahora viene lo mejor, cuando reclamo ante el Servicio de (Des)atención al Cliente, y me dan la que quizás sea la respuesta más absurda que he recibido, y eso es mucho decir, dada la trayectoria de casas como William Hill, Lbapuestas o Cirsa.

A veces pienso que estos individuos no duermen, pensando en la respuesta más estúpida que pueden ofrecer, que tienen una especie de competición para ver quien tiene el peor SAC, porque estamos llegando a unos niveles totalmente surrealistas.


Me quitan 80 euros de mi cuenta y me dicen literalmente que es para “no afectar a ninguno de los usuarios que hayan podido participar de dicha apuesta”, vamos que lo han hecho por mi bien.
Cualquier día recurrirán a la típica frase maternal de “esto me duele más a mí que a ti”, y esperarán que, encima, les demos las gracias.

Pues permítanme que les diga que yo he participado de dicha apuesta, y que sí me afecta que me sustraigan 80 euros (más los 2 de comisión), así que, si su intención era “no afectar”, no lo han conseguido.

La absoluta carencia de pudor, decoro, vergüenza, decencia, moral,…,  que exhiben las casas de apuestas alcanza niveles alarmantes; no solo quieren quitarte tu dinero, sino que además pretenden que se lo agradezcas.
Todo ello con el beneplácito de la Dirección General de Ordenación del Juego, y el silencio (¿cómplice?) de los medios de comunicación.

Tal vez mi menguada inteligencia no me permita ver los beneficios de que sisen 80 euros de mi saldo, o tal vez los beneficios no sean, precisamente, para mí.

Veamos, la casa de apuestas ofrece una cuota atractiva, a sabiendas de que atraerá depósitos y su correspondiente comisión.
Luego espera a que acabe el partido, y conociendo el resultado que le ha sido desfavorable, decide anular las apuestas. Y si el resultado les hubiese sido favorable, se habrían quedado con todo el dinero.

Buena estrategia, ¿por qué recurrir a un banco, si te puedes financiar gratuitamente y sin riesgo alguno,…, y sin necesidad de obtener el consentimiento de los clientes?.

Beneficios para la casa de apuestas:
-El 2% de todos los movimientos de dinero que se producen.
-Si el resultado le resulta favorable, además el "premio gordo", el 100% del dinero apostado.
-Hay un porcentaje de jugadores, que tras la anulación, no retira el dinero de la casa (por el tema de las comisiones fundamentalmente).
-No hay riesgo de sanción por estas prácticas, dado que la Dirección General de Ordenación del Juego es… “mansa”.

Conclusión, yo he arriesgado 100 euros sin saber que, en caso de perder, perdería todo mi dinero, y en caso de ganar, no ganaría absolutamente nada (además de pagar un 2% a modo de “impuesto revolucionario”).
¡Viva el Juego Seguro!.

Con escasa oferta, cuotas ridículas y un SAC lamentable, esta es la única forma de atraer clientes que le queda a estos individuos.

En fin, ya sé lo que tengo que hacer.

viernes, 13 de diciembre de 2013

¿Alternativa a las apuestas?

En este blog llevamos ya un año hablando de lo peligroso que resulta apostar en España tras la pésima regulación del sector, que (junto a la errática actuación de la Dirección General de Ordenación del Juego) no ha hecho más que sembrar el desconcierto entre operadores y apostantes, por lo que yo recomiendo no apostar, o, al menos, reducir nuestras apuestas al mínimo.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Mucho cuidado con Cirsa (Sportium)

Los que sois usuarios de CIRSA, os habréis dado cuenta de que, desde hace unos días, tenéis que acceder a vuestra cuenta desde su nueva ubicación, en la web www.sportium.es.

Al igual que ocurre en la Escudería Ferrari (en los últimos años), este cambio ha resultado ser para peor. Analicemos cuales son las “peoras” que CIRSA ha decidido introducir en su, ya de por sí, lamentable servicio.

Ahora, estos individuos se dedican a ofrecer apuestas en directo, pero con información falsa, en algunos casos, y totalmente desfasada, en otros, induciendo a error al apostante, que confía en la buena voluntad del operador (y en el cumplimiento de la Ley del Juego).

La gravedad de esta situación es más que evidente, dado que se trata precisamente de una casa de apuestas, pero, además, el artículo 8 del Anexo I de la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida, impone a los operadores la obligación de “proporcionar información completa y actualizada a los participantes, al menos, en relación con los siguientes extremos:
d)  Información, en su caso, sobre todas aquellas circunstancias, que a juicio del operador, puedan influir en el resultado del evento o en los hechos o circunstancias sobre los que recaigan los pronósticos.
e)  Información sobre los eventos deportivos o sobre todos aquellos aspectos o hechos de los mismos sobre los que podrán realizarse apuestas, las distintas clases de apuestas ofrecidas, así como sobre el coeficiente vigente en cada momento para todas las apuestas que se pueden realizar.
La información referida a las apuestas deportivas de contrapartida, su denominación y forma de presentación deberá ofrecerse de tal modo que se eviten las similitudes con cualesquiera otras apuestas o juegos, o se induzca a la confusión del participante respecto de la naturaleza de las apuestas”.

Veamos un caso concreto que me ha remitido un lector (y que me ha autorizado a publicar):

Partido Edmonton Oilers – Colorado Avalanche de la NHL  de ayer, día 6 de diciembre de 2013. El partido acabó con un resultado de 8-2 a favor de Edmonton.

Pero, como podéis ver en esta sucesión de capturas (tengo más pero voy a poner 3 para no sobrecargar el hilo), durante toda la noche en sus apuestas en directo, Cirsa reflejaba la victoria de Colorado (0-3; 2-5; 2-7;...).

Observad además como en la parte superior aparece Edmonton-Colorado y justo debajo Colorado en Edmonton, cuando lo más lógico es situar siempre el equipo local a la izquierda y el visitante a la derecha, como es costumbre en España y para evitar confusiones. (Esto no es importante, pero no estaría de más)

En este partido mi informador llegó a apostar (para ver qué ocurría) e inicialmente le dieron la apuesta por perdida. Obviamente con el arsenal de capturas que tenía, procedieron a devolverle el dinero rápidamente, pero ¿qué habría ocurrido si el apostante no se hubiese dado cuenta del error? Me temo que ya sabéis la respuesta.
 

Las excusas de Cirsa son pueriles, como las de la mayoría de las casas de apuestas, que si se trataba de otro continente, que si la información es solo orientativa, que si la abuela fuma,…, algo absurdo, y además falso, ya que hoy mismo han tenido, al menos, otro desliz en un partido de fútbol nacional (por lo no pueden ampararse en que  un malvado océano "distorsiona" de algún modo los goles). Y es que se coge antes al mentiroso que al cojo.

En el partido de Tercera División de Fútbol, Ceares-Praviano, en el minuto 80 vemos que en Cirsa se reflejaba un marcador de 2-1, mientras en otras casas aparecía el resultado correcto, 2-2 (que creo que se había marcado en el minuto 53 aproximadamente).

¿Conocía Cirsa el resultado real (2-2) en ese momento? Parece evidente que sí, ya que la cuota por el empate era muy baja, de solo 1,30, mientras que la victoria de alguno de los equipos se pagaba a 5,50 y 7,50 respectivamente.
Pero aún así en el marcador ofrecido a los clientes pone 2-1, y de esta forma induce a los jugadores a apostar por una victoria local poco probable.

Imaginaos la situación: vosotros entráis en Cirsa, veis que el equipo local gana por 2-1 en el minuto 80, y se paga a cuota 5,50; como es una muy buena cuota, apostáis fuerte, y,…, ¡sorpresa! cuando acaba el partido, 2-2, habéis perdido.

Y, si no tenéis capturas, ¿cómo podéis demostrar que en el minuto 80 Cirsa ponía que el resultado era de 2-1? Me temo que no podéis, ya que en vuestro recibo solo aparece vuestra apuesta, y no la información adicional (aparte de que Cirsa tenga afición por hacer desaparecer del historial ciertos datos, como ya he demostrado en un artículo anterior), así que extremad las precauciones en este tipo de apuestas en directotanto en Cirsa como en otras casas.

¿¡Cuánto dinero habrán perdido los jugadores por haber apostado basándose en un resultado falso¡?

Además, según me comenta mi informador, aficionado a los deportes americanos, esto mismo ocurrió en varios partidos disputados esa misma madrugada, donde los marcadores eran totalmente erróneos (apuntando los goles o puntos del equipo local al visitante y viceversa), por lo que no es un hecho aislado.

Recordad que, aunque parezca ridículo, la información sobre apuestas que ofrece esta casa de apuestas puede ser falsa, ya que ellos consideran que no tienen obligación de ofrecer información real, algo que, siendo las apuestas el objeto de su negocio, resulta paradójico.

Así que ya sabéis, si podéis evitarlo, NO apostéis en Cirsa, pero si no tenéis otro remedio, desconfiad de la información que ofrezca su página web, ya que carece de toda fiabilidad.

Para acabar con una sonrisa, os dejo unas imágenes que bien podrían corresponderse, o no, con los responsables de Deportes Americanos y de Deportes de Divisiones Inferiores de CIRSA, superando las duras pruebas de acceso al puesto.
Os recuerdo que esta CIRSA ya había dado muestras de su pésimo servicio. como podéis leer aquí. Así que, os repito una vez más, que, en la medida de lo posible, NO apostéis en CIRSA.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Marchando una de publicidad engañosa

Lo de William Hill ya es provocar por provocar.
Los quería dejar un poco de lado, para centrarme en Lbapuestas (que últimamente se muestra muy “activo”) y en Cirsa (con quien también tengo asuntos pendientes), pero resulta imposible. Además considero que con los temas que hay pendientes de resolución ya debería ser suficiente contra esta casa de apuestas, y seguro que llegarán algunos casos más de los lectores de este blog, pero no hay forma de olvidarse de ellos.

Como estoy limitado a 0 euros en la sección de apuestas deportivas (es decir, que no puedo apostar nada), ni siquiera había entrado en esta casa desde finales de octubre. Incluso se ve en una de las captura que mi última visita había sido el día 25 del mes pasado. Lo digo para los que piensan que soy muy duro con algunas casas, o que las persigo constantemente; como veréis a continuación son ellas las que me “buscan” y, al final, acaban “encontrándome”.

Resulta que hace unos días recibí en un email de William Hill en el que me ofrecían una apuesta gratis de 10 euros (en Deportes), si apostaba 10 euros en su Casino.
William Hill publicidad

Al leer este email decidí comprobar si seguía limitado, intentando apostar 10 euros y 1 euro en varios deportes. Obviamente, como se ve en la captura, la limitación sigue vigente.
William Hill limitacion

Para asegurarme de que esta no era una situación temporal, y para disponer de pruebas, envié un email al Servicio de (Des)Atención al Cliente de esta casa de apuestas, preguntando claramente si mi limitación era definitiva o existía la posibilidad de que fuese revisada con el tiempo.
Su respuesta, como se ve en la captura, es rotunda e inequívoca “la limitación es definitiva y no hay posibilidad de revisión alguna”.
William Hill email

Así que la conclusión es clara, intentan atraerme hacia su Casino con una OFERTA FALSA. La apuesta gratis que me ofrecen  jamás iba a poder utilizarla, ya que, según me han informado ellos mismos, nunca más podré apostar en la sección de apuestas deportivas.

Así que la semana que viene, sin buscarlo y casi sin ganas, tendré que presentar otra denuncia contra William Hill, esta vez por publicidad engañosa.

Y es que parece que William Hill pretende infringir todas las leyes posibles, mientras nuestro insigne Director General de Ordenación del Juego, sigue sin hacer uso de su potestad sancionadora. Va sacando adelante algunas reclamaciones, pero las denuncias (las que realmente disuadirían a las casas de apuestas de continuar con sus continuos abusos) trata de postergarlas, para evitar sancionar a sus “amiguitos gibraltareños”.

Una última reflexión. Esta práctica, de no permitir a un jugador apostar en aquello que se le da bien, y tratar de llevarlo, además mediante engaño, a un terreno más propicio para que pierda su dinero, ¿encaja realmente con una verdadera política de juego responsable?, ¿es necesario poner límites a la desmedida avaricia de ciertos operadores?, ¿nuestro Director General está realmente preparado para afrontar con diligencia sus funciones como Regulador del sector?. Ahí lo dejo...de momento.

Por cierto, el tercer artículo sobre nuestra Dirección General de Ordenación del Juego, que había previsto para estas fechas, he decidido posponerlo unos días a la espera de la resolución de unos recursos de alzada, para poder así ofrecer una información más completa. A ver si el Director General tiene a bien resolver pronto dichos recursos.

viernes, 8 de noviembre de 2013

¿Por qué no me votas (Bitácoras 2013)?...si te apetece

Finalmente he sido 11º.
No está mal teniendo en cuenta que se participaban más de 26.000 blogs.
Gracias por vuestros votos. 

Desde hace unas semanas hay en la parte superior derecha del blog un botón azul, como éste, que os permite votar por mi blog en el concurso de Bitacoras 2013.

YA HA FINALIZADO LA VOTACIÓN
Votar en los Premios Bitacoras.com
Yo me incorporé al certamen cuando las votaciones ya llevaban 11 días abiertas, pero aún así estoy en un digno 10º puesto en la sección de PERIODISMO Y POLÍTICA.
bitacoras+periodismo+politica

Solo queda una semana para que se cierren las votaciones (el 15 de noviembre), y mantenerme en el Top10 creo que sería meritorio.

No es necesario registrarse en Bitacoras.com para votar, ya que también podéis hacerlo si tenéis cuenta de FACEBOOK o TWITTER, así que no hay excusa para no participar (si consideráis que lo merezco, obviamente).

Comprueba que mi blog WWW.LEYDELJUEGO.ES está en la categoría de PERIODISMO Y POLÍTICA, y dale al botón VOTAR. Son solo unos segundos.

No hay premios (salvo una cámara para el que quede 1º que, sinceramente, no me interesa), pero acabar entre los 10 primeros lo consideraría una recompensa a mi esfuerzo, y una muestra de reconocimiento por parte de los lectores a las incontables horas que dedico a este blog.

Por supuesto, antes de finalizar quiero dar las GRACIAS (anticipadas) a todos aquellos que decidáis votarme.

lunes, 4 de noviembre de 2013

De apuestas pagadas y notificaciones sui géneris

Esta semana, por fin, se he desvelado el secreto del dinero “aparecido” en mi cuenta de William Hill (del que hablo aquí).

Como era de suponer, no se trata de un regalo, sino que se corresponde con las ganancias de una apuesta en el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, celebrado hace unas semanas, y que William Hill no me había pagado en su momento.
ley del juego notificacion

Parece (de momento, solo parece) que William Hill, quizás la casa menos dispuesta a aceptar reclamaciones, va entrando en razón y ve las ventajas de llegar a acuerdos previos a una resolución.

Como hay, al menos, otros dos afectados por el impago de esta misma apuesta, y (creo que) han presentado la correspondiente reclamación, he decidido publicar este breve artículo para informarles de la buena nueva, y para sugerirles que estén atentos a sus cuentas (y además aprovecharé para hablar un poco de la DGOJ).

Si no reciben el dinero, no tengo inconveniente en facilitarles el número de expediente, para que adjunten a su reclamación una referencia al mismo, de modo que la Dirección General de Ordenación del Juego pueda tener en cuenta dicho precedente, y el agravio que supondría el pagar solo a un cliente.
Aunque sinceramente espero que no sea necesario, ya que sería incongruente por parte de William Hill no aceptar otras reclamaciones por los mismos hechos.

Solo la rapidez con la que se ha resuelto todo, salva tanto a William Hill (que aún tiene que responder por otros muchos pecados) como al Regulador, de una dura crítica, pero, al menos merecen un “reprimand”, si se me permite la expresión bien conocida por los aficionados a la Fórmula 1 (y si no se me permite, una reprimenda).

A día de hoy William Hill no me ha comunicado nada en absoluto al respecto, lo cual no dice mucho de su educación, consideración y respeto hacia los apostantes.

Pero si el comportamiento de William Hill es manifiestamente mejorable, lo que más me llama la atención es la actuación de la DGOJ. Comentemos, amistosamente, esta notificación.

En primer lugar, cierra el expediente sin haber confirmado (preguntando al afectado) que dicho pago se había producido. Según se puede leer en la notificación William Hill les informa de que ya han pagado, pero no indica que hayan aportado prueba alguna al respecto.
Ya hace unos meses protagonizaron un bochornoso incidente al comunicar a un apostante que ya le había pagado Lbapuestas cuando no era cierto, y aún así no aprenden, y sienten esa apremiante (e inquietante) necesidad de archivar expedientes.
¿Y si ahora me da por decir que no he recibido notificación alguna de William Hill y que la cantidad que ha aparecido en mi cuenta (sin referencia a apuesta alguna) no se corresponde exactamente con la que reclamo, y que también podría corresponderse con la suma de otras cantidades reclamadas (ya que he presentado más de 10 reclamaciones/denuncias contra este operador)?  No lo voy a hacer porque soy una persona honrada, pero ¿tanto les habría costado hacer su trabajo y preguntarme si había recibido el dinero? Lo bien hecho, bien parece.

En segundo lugar, el relevo en la Subdirección General no ha puesto fin a los defectos de forma de las notificaciones, que siguen careciendo de los requisitos  exigidos  en el artículo 58.2 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.
Si hasta para un contrato temporal de administrativo en cualquier ayuntamiento te obligan a conocer esta ley, ¿cómo es posible que dos subdirectores generales la ignoren o muestren tan poco interés en cumplirla?

En tercer lugar, se  ve que ha sido redactada con desgana (con preposiciones desaparecidas, ¿dónde está el “de” que falta?), y es que cualquier día escriben la resolución en una servilleta de papel y me la envían así mismo. Esto es anecdótico, pero sumado a lo anterior… 

No se dan cuenta de que son funcionarios públicos y de que han de proceder con más diligencia a la hora de desempeñar su labor. El funcionario, como la mujer del César, además de ser honrado ha de parecerlo.

Y lo siento por Carlitos, si se enfurruña que se enfurruñe, pero lo de esta Dirección General está llegando a unos niveles preocupantes, y alguien tiene que contarlo. Pero de eso, y de la decepcionante aplicación de la Ley del Juego, ya hablaremos en su momento.

En fin, se ha saldado esta deuda y voy a dar por finalizado este caso, pero aún les queda mucho por mejorar a todos los implicados en este suceso.

lunes, 21 de octubre de 2013

El demencial espectáculo de Lbapuestas (sin Ley, sin reglas, sin ganancias)

Cuando parecía que William Hill, con su último “demarraje” (si se me permite el símil ciclista) había conseguido dejar atrás a sus perseguidores en la carrera por conseguir el título de casa de mierd* del año, Lbapuestas ha decidido responder al ataque, y se pone casi a su altura con este nuevo esperpento. 

El duelo entre estas dos casas (a falta de saber si alguna otra, quizás Cirsa o Goldenpark, intenta llegar a su altura) promete ser épico, con decisiones cada vez más y más irracionales, proporcionándonos un espectáculo que raya lo grotesco.

El caso me lo ha enviado uno de mis lectores y, como está perfectamente documentado y me ha autorizado a informar sobre el mismo, he decidido publicarlo para que los jugadores españoles conozcan los riesgos de apostar en Lbapuestas (y en otros muchas casas).

Trataré de exponer el caso lo más brevemente posible:

-Hace unos días se disputó el partido de tenis González-Dutra Silva.

lunes, 14 de octubre de 2013

El universo paralelo de William Hill (sencillamente delirante)

(Este es al artículo que había programado para el lunes pasado, cuando recibí aquel misterioso ingreso en William Hill. Espero que os guste)

El continuo deterioro del sector del juego en España (que se evidencia en los numerosos casos reales que se exponen en este blog) parece no tener fin, y cuando creía haberlo visto todo, William Hill va un paso más allá, en lo que parece una desenfrenada y disparatada carrera por cometer la mayor tropelía, y da por perdidas apuestas en partidos inexistentes (a sabiendas de que no se han disputado).
¿Qué pretende con ello? ¿Demostrar su poder? ¿Probar que manda más de la DGOJ? Juzguen ustedes, pero es que hay comportamientos difíciles de entender o de explicar.

Sé que parece increíble, por lo que no me extenderé más en la presentación, para que veáis TODAS LAS PRUEBAS QUE LO DEMUESTRAN.

El pasado 23 de agosto de 2013, me llamó la atención que en la Copa DHB alemana de balonmano, William Hill ofreciese el partido Hamburgo-Füchse Berlín.
Dicho partido era ofrecido por William Hill (junto con otros dos encuentros) en la sección de competiciones de Alemania, en el apartado de Copa DHB, y estaba previsto para las 19:00 horas
William Hill apuesta perdida sin jugar 0

No me constaba que estuviese previsto para ese día (ni para los anteriores o posteriores) dicho partido, por lo que decidí echar unas monedas a una apuesta al azar para ver de qué se trataba, y qué pretendía William Hill con esto.
¿Qué estáis tramando llanitos?, pensé para mis adentros,..., y me dispuse a averiguarlo.

lunes, 7 de octubre de 2013

El misterio de William Hill ( Ley del Juego vs William Hill: 2-0 )

Ayer domingo, entré en mi cuenta de jugador de William Hill, algo que no había hecho en toda la semana; como han limitado mis apuestas a 0 (sí, a cero) euros en esta casa, no suelo entrar demasiado.

Al ver las estadísticas de mi blog, reparé en que durante los días anteriores había recibido muchas vistas de Inglaterra de una duración media exageradamente larga (casi 30 minutos por visita), concretamente de una ciudad en la que creo que William Hill tiene oficinas, y más concretamente desde una red denominada Hillside…, así que consideré apropiado comprobar que los pocos euros que quedaban en esa cuenta seguían intactos.

Al entrar vi que mi saldo había aumentado en más de 100 euros, y en mi historial no se aclaraba a que se debía dicho incremento, ya que en el concepto solo aparece “Gesto de buena voluntad” y "Ajuste manual", el día 3 de octubre. Así que, imbuido por el espíritu de Sherlock Holmes, me dediqué a desentrañar este misterio, para averiguar de qué se trataba exactamente, ya que son numerosas las denuncias y reclamaciones que he presentado contra esta casa de apuestas.

He llegado a la conclusión de que el pago puede corresponderse con este >caso<, el más reciente y por el que ya se ha incoado procedimiento de reclamación por parte de la DGOJ, con fecha 27 de septiembre.
La cantidad es muy similar a la que reclamo, incluso unos céntimos mayor, pero esa diferencia podría explicarse fácilmente por el hecho de que las cuotas (que en España se ofrecen mayoritariamente en formato decimal) las vemos con 2 decimales, pero se componen de más. Ese tercer decimal que no vemos, pero que la casa emplea para calcular las ganancias, es lo que puede explicar esa mínima diferencia.
William Hill Ley del Juego

jueves, 3 de octubre de 2013

Una carrera con futuro: Administración y Dirección de Empresas

Recién iniciado el curso universitario, es un buen momento para hablar de uno de los estudios preferidos por los jóvenes españoles y que mejores expectativas profesionales presenta en la actualidad, Administración y Dirección de Empresas (ADE).

La Universitat Abat Oliba CEU (una de las tres universidades promovidas por la Fundación San Pablo CEU), ofrece la posibilidad de cursar el Grado en Dirección de Empresas, impartido en la modalidad bilingual degree, que pretende dotar a los estudiantes de una completa formación, que optimice sus posibilidades de conseguir una rápida incorporación al mercado laboral, y que les permita desarrollar una brillante carrera profesional.

jueves, 12 de septiembre de 2013

El Juego Seguro según William Hill

Aquí os dejo una muestra más del entorno de Juego Seguro del que, supuestamente, íbamos a disfrutar en España tras la entrada en vigor de la Ley del Juego.

Los días 4 y 5 de septiembre de 2013 realicé varias apuestas en William Hill a que, en el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, Ferrari conseguiría menos de 42,5 puntos, a una cuota de 1’85. Aquí os dejo una captura:

Las apuestas se completaron e inscribieron en mi historial satisfactoriamente, y permanecieron así durante varios días sin sufrir modificación alguna.

domingo, 1 de septiembre de 2013

William Hill, ¿sanción a la vista?

Pues, aunque más lentamente de lo que nos gustaría, parece que la Dirección General de Ordenación del Juego, va haciendo su trabajo.

Tras haber presentado estas denuncias en enero (www.leydeljuego.es/2013/02/william-hill-suma-y-sigue-6.html y www.leydeljuego.es/2013/02/desafio-de-william-hill-la-direccion.html), por fin me ha llegado una notificación de la DGOJ, de la que, como es muy breve, os transcribo el texto íntegro.

“En relación con su reclamación R-XX/XX contra William Hill, cúmpleme informarle que con fecha 9 de julio se acordó por parte de la Subdirección General de Inspección la apertura de un procedimiento de información previa.

Se le mantendrá informado del desarrollo de este expediente R-XX/XX”

jueves, 29 de agosto de 2013

Cirsa tampoco entiende la Ley del Juego

Pues aquí tenemos otra casa de apuestas que se “echa al monte”, y que decide alegremente anular apuestas cuando le da la gana. 

Pero Cirsa va un paso más allá y borra todo rastro de las apuestas del historial del jugador, de modo que, si no ha tomado capturas con anterioridad, deja sin pruebas al apostante, lo que en la práctica le impediría ejercer su derecho a presentar una reclamación ante la Dirección General de Ordenación del Juego.
Me parece que piensan que no tengo todas las capturas pero se van a llevar una sorpresa, puesto que, como ya sabéis, yo tomo capturas de todo (de hecho el botón “impr pant” de mi ordenador ya empieza a estar desgastado).

Es la primera vez que me encuentro con esto, porque aunque se anule una apuesta ha de quedar constancia de la apuesta y de la anulación, porque si no se abre la posibilidad a que se borren también las apuestas ganadas.
La información de la cuenta de un jugador ha de ser cierta, y no se puede permitir que una casa de apuestas falsee el historial a su antojo.

De hecho,  el artículo 24 del Real Decreto 1613/2011, de 14 de noviembre, por el que se desarrolla la Ley 13/2011, de 27 de mayo, regulación del juego, en lo relativo a los requisitos técnicos de las actividades de juego, establece que se “debe garantizar la trazabilidad y el registro de la totalidad de las operaciones de juego y de las transacciones económicas que se realicen, permitiendo la reconstrucción fiel de las operaciones de juego y de las transacciones registradas”.


Además incumplen claramente  el artículo 8.f) de la Orden Ministerial citada que impone al operador la obligación de “proporcionar información completa y actualizada a los participantes, al menos, en relación con los siguientes extremos”: […] “información sobre los premios que el participante hubiera obtenido, sobre el importe que ha jugado o apostado, así como del saldo de su cuenta de juego, en los supuestos en los que la participación se realice a través de una cuenta de usuario”.


Fijaos como en la 1ª página de mi historial (donde aparecen las apuestas más recientes), aparecen numerosas apuestas realizadas el día 28 en una de las capturas tomada ayer.

martes, 27 de agosto de 2013

Lbapuestas vuelve a las andadas

Permitidme un breve (sí, muy breve) artículo para preveniros contra una de las peores casas de apuestas, con permiso de William Hill.

Apenas hace unos días que Lbapuestas tenía que devolver el dinero estafado a un usuario (1.700 €), como os contaba en mi anterior artículo.
Pues parece haberlo olvidado porque según me han informado por email, ha vuelto a repetir la acción,…, y esta vez parece que por un importe aún mayor (repartidos en varias apuestas de tenis y ciclismo).

Desde luego hay cosas que tienen difícil explicación. Acaban de hacer el ridículo, y tienen que conocer perfectamente la Ley del Juego (y su normativa de desarrollo), puesto que vienen de “sufrirla” en sus propias carnes.
¿Cuántas veces van a tropezar en la misma piedra? ¿Aún no les ha quedado claro que a los españoles no nos gusta que nos intenten estafar? ¿Acaso piensan que estos clientes no va a presentar la reclamación? 

Animalitos, pero si ya tengo las plantillas preparadas.

En fin, ¿cómo pensáis que va a terminar esto? Yo me imagino algo parecido a este gif. Ya veremos.


domingo, 11 de agosto de 2013

Lbapuestas se la envaina ante la Ley del Juego (y devuelve más de 1.700 €)

Resumen al principio (por petición popular): Lbapuestas retira más de 1.700 euros del saldo de un cliente, lo “vacila”, éste presenta una reclamación ante la DGOJ, LBapuestas se asusta y le devuelve los más de 1.700 euros.

Si recordáis allá por el mes de abril, os hablaba de este caso que no me afectaba a mí, sino a alguien a quien vamos a llamar PPS. Me he implicado bastante, puesto que se trataba de un caso muy bien documentado, y de una gravedad considerable. Podéis leerlo >>aquí<<

Este era un caso muy importante, y como he mencionado en varios artículos, estaba esperando su resolución y la del recurso de Goldenpark, porque eran claves para ver si, tras más de un año, la Dirección General de Ordenación del Juego, por fin, mostraba cuál es su criterio a la hora de resolver.
De momento, el taimado Carlitos, el nuevo Director General, ha conseguido eludir esta resolución con una audaz maniobra, por lo que habrá que esperar a la resolución del recurso para saber qué piensa realmente. Pero de esto hablaré en otro artículo, porque merece ser tratado con detalle; el ridículo que ha hecho la DGOJ estos días ha sido antológico.

Pero vamos ya con el caso de Lbapuestas que nos ocupa.

miércoles, 31 de julio de 2013

Interwetten, peor imposible.

Antes de contaros mi caso, vamos a ponernos en situación, ya que esta casa de apuestas es un dechado de virtudes.

En primer lugar ofrece un pírrico payout, que, en muchos casos, no llega al 89% (aunque puede variar dependiendo del evento). En ese aspecto es de las peores casas que hay en España sin duda alguna.

miércoles, 10 de julio de 2013

Nosotros vamos por derecho (no como las casas de apuestas)

Tras la finalización del curso académico, con la llegada del verano, muchos jóvenes tendrán que decidir cuál quieren que sea su futuro.
Muchos de estos estudiantes se decantarán por la formación universitaria, para mejorar así sus expectativas laborales.

La oferta de titulaciones de las universidades españolas es muy amplia, y no resulta tarea fácil encontrar la más adecuada. Y una vez elegida la carrera, es necesario elegir en qué universidad será cursada.
Ambas decisiones son de capital importancia, ya que determinarán, en buena medida, el futuro profesional del alumno.

Dado que estamos en un blog dedicado (en su mayor parte) a analizar, desde una perspectiva legal, el sector del juego en España, especialmente tras la entrada en vigor de la Ley del Juego, en este artículo vamos a hablar del Grado Derecho.

jueves, 27 de junio de 2013

La Ley del Juego no tiene quien la aplique: “Alejo Style”

Si en el primer artículo de esta trilogía, que podéis leer aquí, veíamos como daba sus primeros pasos, en sus funciones como Regulador, la Dirección General de Ordenación del Juego, ahora veremos cómo ha ejercido estas funciones en relación con los apostantes, por los que tan poco aprecio había mostrado en sus inicios, analizando su respuesta a las consultas, reclamaciones y denuncias presentadas por estos.

Puede que algunos piensen que con la llegada del nuevo Director General (que ya ocupaba el cargo de Subdirector), quizás no sea el mejor momento para tratar esto, pero yo creo que es el más apropiado, porque quien no conoce el pasado está condenado a repetirlo, y además tras un año desde la entrada en vigor de la Ley del Juego, conviene  hacer balance (independientemente de que coincida, o no, con este relevo).

Nada me alegraría más que escribir en los próximos meses un artículo contando que esto ya es historia, pero eso depende del nuevo Director General y no de mí. De hecho el tercer artículo, aún no tiene ni título, y su contenido dependerá de las próximas resoluciones que emita esta Dirección General.


I.- En primer lugar veremos, rápidamente, cómo ha actuado ante las CONSULTAS de los participantes.

Para ello estudiemos las más recurrentes, respecto a las inmorales limitaciones arbitrarias (o a los cierres de cuenta).

Adivinad cuál es la respuesta la respuesta de la DGOJ:

      a)    Como Regulador del sector no podemos estar de acuerdo con una práctica encaminada a expulsar a los jugadores ganadores. No es lo mismo intentar maximizar los beneficios de una empresa privada, que tratar de convertir dichas empresas en prósperos criaderos de ludópatas, algo que chocaría frontalmente con una verdadera política de juego responsable.
No solo reprobamos con dureza esta actitud, sino que, haciendo uso de la potestad que nos confiere la Ley del Juego en su artículo 21, avalada igualmente por el artículo 32 del Real Decreto 1614/2011, de 14 de noviembre, por el que se desarrolla la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, en lo relativo a licencias, autorizaciones y registros del juego, estudiaremos las medidas a tomar para erradicar estas prácticas manifiestamente abusivas.

      b)    ¿Tengo cara de que me importe? ¿No pensarás que voy a hacer algo al respecto?

Si piensas que la respuesta correcta es la a) supongo que vives en la calle de la Piruleta, en el País del Arco Iris.

Por desgracia, su respuesta fue la b) en forma de carta mucho más extensa, pero que bien podría resumirse como yo lo he hecho.
Si alguien quiere la carta, puedo enviársela, pero ahora pasemos a lo realmente grave.


II.- Veamos cómo actúa (o actuaba) ante las RECLAMACIONES [Imprescindible leer esto, aunque parezca muy farragoso].

Han sido numerosas las reclamaciones que ha recibido, algunas bien fundamentadas y con pruebas suficientes, y otras no tanto. ¿Cómo ha respondido ante las primeras la DGOJ?

Pues, a pesar de tratarse de un sector recientemente regulado y en el existe una profusa normativa, los funcionarios públicos de la DGOJ parecen (o, al menos, parecían) decididos a velar implacablemente por el cumplimiento de las Condiciones Particulares de las casas de apuestas (en muchos casos manifiestamente abusivas), incluso cuando son contrarias a la Reglamentación básica, elaborada por el propio Ministerio de Hacienda (del que depende la DGOJ).

Una Ley, Reales Decretos, Órdenes Ministeriales,…, y la DGOJ pretende solucionar TODAS las reclamaciones, sean sobre lo que sean, con una sola frase, “Es pues en el marco del contenido de las condiciones generales y de las reglas particulares del operador, donde se ha de analizar el objeto de la reclamación planteada”, escenificando así un lavatorio de manos, que no podría ser superado ni por el mismísimo Pilatos.
El paralelismo es absolutamente real y no una mera licencia literaria. Si Pilatos decide ignorar la ley vigente (de la que él, por su cargo, debía ser garante), para condenar a Jesús por las “normas particulares” de los judíos, así la DGOJ pretende obviar la legislación vigente, para aplicar las “normas particulares” de las casas de apuestas.

Dado que las casas de apuestas se auto conceden en sus condiciones particulares el derecho a hacer literalmente lo que quieran, nunca habría motivo para la reclamación. Se convertirían así las apuestas en un contrato que genera obligaciones (sin derechos) para el cliente, y derechos (sin obligaciones) para el operador, reduciendo la función del Regulador a la de mero espectador, devolviéndonos a la época anterior a la regulación del sector, que, por tanto, carecería de todo sentido, más allá del mero afán recaudatorio.

Y, además, trata de ampararse en que se trata de una relación de carácter privado para no resolver, limitándose a informar, cuando es a favor del apostante, por supuesto, ya que, cuando es favor de la casa de apuestas, curiosamente, sí que tiene competencia para resolver.
Alguien podría ver en este extraño fenómeno, al que denominaremos competencia “Guadiana”, una preocupante muestra de parcialidad, pero quizás también pueda existir alguna otra explicación (aunque a mí no se me ocurra en este momento)

El desmedido amor, amor contra-natura (si se me permite la expresión), que parecía profesar el Regulador hacia las empresas que debían ser objeto de la regulación, ha llevado a nuestra DGOJ a proteger a las casas de apuestas “.es” con un celo digno de mejor causa. Es una lástima que no haya mostrado el mismo entusiasmo a la hora de defender a los participantes. 

Si esto fuese tan sencillo como para "lavarse las manos" de esa forma, sería absurdo que la propia Ley del Juego atribuyese a la DGOJ las funciones de “resolver las reclamaciones que puedan ser presentadas por los participantes contra los operadores” o de “asegurar que los intereses de los participantes […] sean protegidos, así como el cumplimiento de las leyes, reglamentaciones y principios que los regulan”, y otorgase a los participantes el derecho a “formular ante la Comisión Nacional del Juego las reclamaciones contra las decisiones del operador que afecten a sus intereses”, explicando, en el art. 7 del Anexo I de la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida, el procedimiento concreto para presentar dichas reclamaciones.

Lo realmente grave es que la DGOJ, tras un año, todavía no tiene un criterio definido. Yo tengo ante mí, dos reclamaciones por hechos muy similares, con pruebas suficientes en ambos casos, y en un caso ha desestimado la reclamación y en otro ha resuelto (o más bien informado) a mi favor, y ya he cobrado mi dinero. Analicemos estos dos casos.

En ambos casos se trata de la anulación o modificación de una apuesta, y en ambos casos la casa alega que lo hace amparándose en sus normas particulares.

Ambas notificaciones, por cierto, están escasamente fundamentadas, y carecen de los requisitos formales exigidos en el apartado 2 del artículo 58 de la Ley 30/1992, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, que, aunque no sea excesivamente grave, da buena muestra del escaso interés mostrado en esta tarea.


Caso de William Hill (que explico aquí).

En este caso obvian que la Orden EHA/3080/2011, de 8 de noviembre, por la que se aprueba la reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida“ viene a dar cumplimiento a las exigencias de regulación previa que, para el otorgamiento de las licencias singulares, establece el artículo 11 de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, aprobándose la Reglamentación básica de las apuestas deportivas de contrapartida”, en la que “se fijan las bases de una regulación dirigida principalmente a la protección de los participantes”.
 
La propia Orden Ministerial indica que “esta nueva regulación establece una Reglamentación básica que podrá ser desarrollada por la Comisión Nacional del Juego y que será complementada por las reglas particulares de carácter privado que los distintos operadores deberán elaborar”, dejando claro el carácter meramente complementario de las normas particulares que, por tanto, no podrán ser contrarias a lo dispuesto en esta Reglamentación básica.

Y, en el Anexo I de dicha Orden Ministerial, en el Capítulo IV, sobre el “Desarrollo de las apuestas deportivas de contrapartida”, se establece (en el artículo 13) que “cada apuesta deportiva de contrapartida que se realice quedará vinculada al coeficiente vigente para esa apuesta en el momento de su realización y no se verá afectada por los cambios posteriores que pueda sufrir el coeficiente”, permitiendo únicamente a los operadores establecer en sus reglas particulares “una previsión para los supuestos de suspensión, anulación o aplazamiento de los eventos establecidos en el programa de apuestas”, pero en ningún caso se faculta a estos operadores para efectuar modificación alguna si el evento objeto de la apuesta se celebra con normalidad.

Además para la obtención de su licencia, las casas de apuestas tuvieron que presentar un documento aceptando expresamente el “compromiso de asumir el cumplimiento de las obligaciones previstas para los titulares de licencia en la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, en su normativa de desarrollo y en este pliego de bases” como exige la Orden EHA/3124/2011, de 16 de noviembre, por la que se aprueba el pliego de bases que regirán la convocatoria de licencias generales para el desarrollo y explotación de actividades de juego de la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego.

Es normal que las casas de apuestas aceptasen tan alegremente este compromiso, ya que, por lo visto, las normas particulares tienen la capacidad, en la práctica, de “derogar” leyes (y normativa de desarrollo).

¿No tendría que ser más bien en el marco de la Reglamentación básica, complementada por las normas particulares (o por lo que ustedes quieran) donde habría que analizar las reclamaciones? Pues el señor Alejo piensa que no. Parece no querer ver que se trata de una relación de carácter privado, dentro de un sector regulado, por lo que no se puede ignorar sin más la Reglamentación básica de este sector, como si no existiese.

Pues en este caso, después de más de 6 meses de espera, y de haber presentado el pertinente recurso de reposición por desestimación presunta, la DGOJ no tuvo más remedio, muy a su pesar, que informar a mi favor. Si yo fuese malpensado, podría imaginar que habían estado tratando de encontrar un motivo para resolver en mi contra y que, tras medio año sin encontrarlo, finalmente optaron por informar (que no resolver) favorablemente.
Por cierto, en una curiosa notificación duplicada con un párrafo final sencillamente antológico, de la que quizás hable en otro momento para no extenderme (todavía) más en este artículo.


Caso de Goldenpark (que explico aquí).

En este caso resuelve desestimando la reclamación porque aprecia error en la cuota.

En primer lugar llama la atención que resuelva, y que lo haga valorando si hay o no un error, en lugar de aplicando la normativa vigente. De esta forma pretende la DGOJ dar validez a una cláusula que infringe el artículo 13 antes citado.

La normativa no contempla la posibilidad de que la casa de apuestas modifique unilateralmente una apuesta alegando un error, igual que tampoco un cliente puede anular una apuesta si se equivoca. Como es lógico, una apuesta correctamente formalizada ha de ser respetada por ambos, ya que en el momento que se reconozca a una de las partes la posibilidad de modificar dicha apuesta, se creará una situación de absoluta indefensión para la otra. Cada parte implicada en la apuesta ha de asumir las consecuencias de sus propios errores, y no como ahora, que es el participante el que siempre paga las consecuencias de los errores propios y ajenos, o acaso si un jugador apuesta 100 euros en lugar de 10, ¿tiene la posibilidad de anular la apuesta? ¿Verdad que no?

Yo a un funcionario público no le pido que haga extrañas cábalas, le pido que aplique la Ley. No tiene que entrar a valorar si una cuota es errónea o no, ya que lo sea o no, la casa ha de respetarla, porque la Reglamentación básica así lo impone.

No sé si esto es justo o injusto, pero cuando la Ley perjudica al jugador, la DGOJ (como en el caso de las limitaciones y cierres) se limita a decir que hay que respetar escrupulosamente la Ley, así que, cuando beneficia al jugador, la DGOJ también debería respetar escrupulosamente la Ley (y dejar de buscar la forma de favorecer a las casas de apuestas).

Si un día circulo por dirección prohibida, espero que el policía que me intercepte, en lugar de indicarme que se trata de uan infracción y sancionarme, charle amistosamente conmigo y atienda mis explicaciones (ignorando la ley). Espero que la simple explicación "ha sido un error" (que tan buenos resultados da a las casas de apuestas) sea suficiente para eludir la multa.

Voy a poner un ejemplo que ilustra esta lo esperpéntico de esta situación:

Si por algún motivo se reconoce que una cuota 5 es un error, todos estaremos de acuerdo en que 4,99 también sería un error. Y si 4,99 es un error, obviamente 4,98 también lo sería. Y así sucesivamente hasta el número que nos apetezca, de manera que cualquier cuota pueda ser considerada errónea, ya que determinar con exactitud en qué punto se fijaría el límite es casi imposible, y si no se puede determinar con exactitud, no se podría establecer un criterio objetivo.

Por eso la Ley no contempla la posibilidad de modificar apuestas por errores (de una parte o de otra), y solo permite anular las apuestas en caso de que un evento no se celebre como estaba previsto, algo que se puede comprobar de manera absolutamente objetiva, y que no depende de opiniones o creencias, siempre subjetivas.


En caso contrario nos encontramos en situaciones como éstas, donde ante hechos idénticos se producen resoluciones opuestas, porque William Hill no ha sabido convencer a la DGOJ, y Goldenpark sí ha sabido convencerlos.

No se puede depender de de que el empleado de la casa de apuestas sea más o menos persuasivo; el jugador necesita saber a qué atenerse, necesita saber que se aplicará la Ley. 

Se ha presentado el correspondiente recurso de Alzada.



III.- Ahora veremos, brevemente, como actúa ante las DENUNCIAS.